El salto de la otra reja

Por Luis Manuel Aguana

English version

La foto le dio la vuelta al mundo. No era de ninguna manera despreciable para la prensa de todo el planeta ver a un Presidente tratando de pasar al Parlamento de su país por encima de la reja exterior mientras los militares trataban de impedirlo. Lo que no se reflejó por supuesto en esa foto era que esos mismos militares ya le habían dado el paso franco que el Presidente Encargado no acepto porque no dejaban pasar con el a un Diputado vetado por el régimen. El resultado final fue que ninguno de los dos pasó al Palacio Federal Legislativo el pasado 5 de Enero, una fecha que quedará para la historia de Venezuela.

La foto del Presidente Encargado intentando saltar la reja causó el impacto esperado: el titular principal fue que el régimen había impedido el paso de los Diputados opositores, cosa que fue una verdad a medias porque informaciones posteriores corroboraron que los Diputados de las fracciones mayoritarias ya se encontraban en el Parlamento a la hora del impasse de la reja, esperando al Presidente de la Asamblea para comenzar el acto, y el doblemente investido Presidente Encargado y Presidente de la Asamblea Nacional no entró al Palacio Federal Legislativo porque no le dio la gana.

Ya tenían preparado el escenario en el diario El Nacional desde el día anterior, tal vez para remendar el capote de algo mucho más grave, que no fue otra cosa que el haber aceptado inconstitucionalmente a los Diputados del régimen que habían perdido su condición de tales para votar por una nueva Directiva ese día. Si el Presidente entraba al Hemiciclo tendría que darse la sesión, corriendo el riesgo la oposición oficial de perder la Directiva por el montón de dinero ofrecido –y aceptado- a Diputados opositores. Entonces este cuento ha sido mal echado desde el principio.

La oposición al sesionar fuera del Palacio Legislativo y ratificar a Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea y Presidente Encargado se puso en una situación de debilidad que obviamente deben haber evaluado previamente. El régimen puso “su propia Directiva” opositora y ahora estamos esperando que el TSJ de la Av. Baralt decida cuál de las dos Directivas terminará siendo la válida. Pueden estar seguros que cualquier decisión que tome no será para la conveniencia de los venezolanos. Pero por lo pronto la oposición oficial tiene vetado el uso del Palacio Federal Legislativo. ¿No les parece extraña la tardanza del TSJ del ex convicto para pronunciarse definitivamente a favor de Parra? La maleta verde parece todavía estar suelta por los pasillos legislativos…«Cosas veredes, Sancho, que farán fablar las piedras», Don Quijote dixit.

Pero la foto del Presidente en la reja solo tuvo eso, impacto mediático. La oposición oficial no está mejor ahora que antes del 5 de Enero. El retardo en conseguir una solución definitiva para los venezolanos desde el ofrecimiento del mantra el 23E del año pasado empieza a quemarle las manos a la oposición oficial. No es suficiente “haber conservado” la Directiva de la Asamblea Nacional utilizando una estratagema que todavía no luce clara. Tienen que haber resultados concretos de eso para los venezolanos. No puede ser que el problema que compita con la hiperinflación y la grave crisis de alimentación y asistencial del pueblo venezolano sea que Juan Guaidó y el G4 sesionen o no en el Palacio Federal y los malandros del régimen no los dejan entrar. Ese NO ES EL PROBLEMA. Todavía estamos esperando una respuesta de esa oposición acerca de lo que van a hacer YA para quitarnos de encima esta pesadilla.

Sin embargo los primeros días de la semana los venezolanos nos levantamos con otra noticia semejante a la de la reja del 5 de Enero. El Presidente Encargado, esta vez salto exitosamente la reja de la frontera con una agenda completamente desconocida para todos y que se ha venido conociendo desde sus reuniones con el Presidente colombiano Iván Duque. De nuevo otra reja mediática, esta vez internacional. La gran pregunta es si será igual que el primer intento de salto fallido. Los venezolanos le hemos venido pidiendo hasta la saciedad al Presidente Encargado que mate de una vez la culebra por la cabeza y se reúna cara a cara con el único mandatario del hemisferio que nos ha tendido la mano abiertamente para ayudarnos a terminar con esta pesadilla; y con el poder suficiente para resolver el problema de los venezolanos, acordando con él como resolverlo: Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos de América.

De nuevo se desata un mundo de expectativas, como ocurrió el 5 de Enero con el intento de salto de la primera reja, y que dejó al régimen con los papeles de propiedad del Palacio Federal Legislativo y una nueva Directiva ajustada a su medida. Le queda a Juan Guaidó solamente la carta de la Comunidad Internacional y su verdadera condición de Presidente Encargado legitimo que aun ostenta constitucionalmente desde el 23 de Enero del 2019.

¿Irá Guaidó a tratar de “acordar” o convencer de nuevos diálogos, salidas negociadas o elecciones con los delincuentes que detentan el poder en Venezuela, con los países de la Comunidad Internacional después que los más importantes le han repetido innumerables veces que no se puede hacer elecciones con Maduro en el poder? O más bien, ¿irá Guaidó a discutir las alternativas de desalojo utilizando la fuerza multinacional para ponerle coto a los delitos de lesa humanidad que está cometiendo el régimen todos los días en nuestro país? Si esto es así, lo está realizando con un año de retraso pero felicitamos que por fin le haya “caído la locha”, como se decía antes. 

Y si por fin su agenda incluye soluciones constitucionales para salir de la crisis que incluyan el poder de la fuerza que solo puede aplicar la Comunidad Internacional, le solicitamos formalmente que plantee la convocatoria constitucional para que el pueblo se pronuncie a través de una Consulta Popular restauradora de la vigencia de la Constitución, en contraposición a las soluciones electorales que gritan los socialistas europeos. Las razones las he explicado extensamente en mi nota anterior (ver A la Comunidad Internacional: una Consulta Popular es mejor que elecciones, en  https://ticsddhh.blogspot.com/2020/01/a-la-comunidad-internacional-una.html).

Y si como dice mi estimado amigo Enrique Colmenares Finol, Coordinador Nacional de ANCO, Juan Guaidó logra que Donald Trump declare al mundo, algo como esto: “los Estados Unidos están completamente de acuerdo que los venezolanos se pronuncien democráticamente para definir su destino a través de una consulta ciudadana que defina la presencia de Maduro en el poder, y seremos garantes que se cumpla lo que decida el pueblo de Venezuela”, su salto de la otra reja habrá sido exitoso. Eso sería más que suficiente para que los ciudadanos se pronuncien masivamente en todo el mundo, con la esperanza cierta que tendremos un cobro seguro de nuestra voluntad mayoritaria.

Si Guaidó no se trae algo de igual o mayor contundencia que eso, el salto de la otra reja habrá sido inútil como el primero, y será preferible que se quede del otro lado porque vendrá a bailarnos un nuevo año de retraso de la tragedia que vivimos, con la solución que cocinan electoralmente con el régimen. Si no viene con una respuesta contundente para los venezolanos, que nos haga el gran favor de apartarse y nos deje encontrarla…

Caracas, 22 de Enero de 2020

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

A la Comunidad Internacional: una Consulta Popular es mejor que unas Elecciones

Por Luis Manuel Aguana

English version

No es muy difícil imaginar luego de los sucesos del 5 de Enero que esta crisis parlamentaria haya sido creada deliberadamente por quienes fueron sus protagonistas principales, la oposición oficial y el régimen de Nicolás Maduro Moros. Los eventos que siguieron de una supuesta “división” de la oposición, entre aquellos “opositores” que se vendieron al régimen, y la otra que sale prístina y sin mácula a reclamar que fue burlada y expulsada del Parlamento, lucen como una puesta en escena burda que solo busca reflotar una imagen que ya los venezolanos vemos apagarse paulatinamente sin dar respuesta clara al cese de la usurpación de Nicolás Maduro Moros.

La crisis de Venezuela comenzó a girar –de nuevo- en elegir diputados para la Asamblea Nacional, retrotrayéndonos a comienzos del 2015, donde las campañas de los partidos le pedían a los venezolanos que esperáramos un poco más porque a partir de enero de 2016 los diputados opositores ya electos despacharían al régimen. Y Venezuela les creyó. Los venezolanos votaron masivamente por la oposición. Y perdieron. Perdimos todos…

Escribí el 7 de Diciembre de 2015 preguntándome si efectivamente había ganado la MUD o había perdido el régimen (¿Gano la MUD o perdió el gobierno? en https://ticsddhh.blogspot.com/2015/12/gano-la-mud-o-perdio-el-gobierno.html). Cuatro años después, el régimen ha demostrado que terminaron ganando en los hechos esa elección. Desde el comienzo el régimen neutralizó la victoria de la oposición de la elección de la Asamblea Nacional del 6D-2015, así como ha neutralizado todas las victorias que por una u otra causa han logrado (o les han dado). El caso de la propia Asamblea Nacional es el mejor ejemplo de que no hay, ni habrá solución electoral mientras el régimen continúe en el poder.

Pero a mi juicio lo más grave de todo esto es que a la Comunidad Internacional se le haya vendido la solución electoral que proponen tanto la oposición y el régimen, insistiendo en que la solución de la crisis del país pasa por realizar elecciones. Esa es una solución para los partidos políticos, no para los venezolanos. No se puede entender que en un régimen que ha secuestrado todos los Poderes Públicos, y especialmente el Poder Electoral, todavía los partidos de la oposición insistan en vendernos la solución electoral con un CNE corrupto para terminar con la crisis del país.

Desde hace muchos años hemos insistido que cualquier solución de la crisis venezolana pasa por la participación de la Soberanía Popular. Participación ciudadana NO ES LO MISMO QUE ELECCIONES. De hecho, las elecciones son una forma de participación ciudadana en los asuntos que nos atañen, y eso va mucho más allá que la escogencia puntual de unos funcionarios para cargos públicos; y que hasta ahora en aquellos casos que han salido electos candidatos opositores, el régimen se las ha arreglado para desconocerlos y encarcelarlos.

Esa participación ciudadana nos ha sido negada, tanto por el régimen como por su oposición. Los primeros en impedir abiertamente las convocatorias a Referendos Revocatorios, y los segundos al silenciar hacia afuera que constitucionalmente los venezolanos podemos ejercer directamente nuestra soberanía a través de los mecanismos que la misma Constitución nos garantiza. Es el mismo pueblo el que debe expresar abiertamente su voluntad en relación al problema que vivimos los venezolanos. Y esa expresión, debido a la magnitud del problema que atravesamos, no puede ser a través de elecciones. Esa expresión general solo se puede manifestar a través de una Consulta Popular llevada a cabo por los ciudadanos, al margen del secuestro del Poder Electoral. Eso nos lo permite la Constitución a través de su Artículo 70.

Desde mucho antes de la sentencia del TSJ Legitimo del 13 de Junio de 2018 que declaró NULO el uso del Sistema Automatizado para elecciones en Venezuela y ordenó la reestructuración del CNE y del Registro Electoral, hemos planteado que no se pueden realizar más elecciones en Venezuela sin haber limpiado el Poder Electoral. Los partidos políticos de la oposición oficial han ignorado abiertamente esa Sentencia con el fin de seguir yendo a procesos electorales con el régimen. Eso es inaceptable para los ciudadanos porque representa la abierta cohabitación que hemos denunciado una y otra vez, y que ya es  del conocimiento de la Comunidad Internacional.

De allí que debamos dirigirnos directamente a ellos y hacerles una pregunta fundamental: ¿Qué más podemos hacer los ciudadanos sino insistir que se nos está conculcando nuestro derecho establecido en la Constitución de ejercer directamente nuestra Soberanía? Deseamos denunciar que los representantes de la oposición han interceptado nuestro deseo constitucional de expresarnos y ejercer nuestra Soberanía a través de los mecanismos de participación popular establecidos en la Constitución para decidir el problema de Maduro y su régimen criminal. Sin embargo se ha silenciado esta solución a la Comunidad Internacional priorizando arreglos electorales con un régimen que no ha hecho otra cosa que despreciar la voluntad de los ciudadanos pisoteando la Constitución.

De allí que un grupo de ciudadanos propongamos al mundo UNA CONSULTA POPULAR que restaure la vigencia de la Constitución de Venezuela, sin la participación de NINGUNO DE LOS PODERES SECUESTRADOS POR EL REGIMEN. Son TODOS LOS CIUDADANOS, los investidos y no investidos de autoridad, los que tienen esa obligación de acuerdo a nuestra Carta Magna en su Artículo 333. Deseamos decir que no son solo los Diputados, quienes son funcionarios investidos de autoridad, sino también los millones de venezolanos quienes sufrimos en carne propia los vejámenes de un régimen criminal. Es por eso que es OBLIGANTE CONVOCAR a los ciudadanos para que se manifiesten y decidan qué camino se debe seguir.

Sin embargo, aun teniendo esa prerrogativa constitucional, muchos todavía se preguntan cómo hacerlo si el régimen tiene secuestrados todos los poderes. Pues lo primero que debemos preguntarnos es, si es o no una solución convocar al Soberano Pueblo de Venezuela para que decida, y si eso efectivamente nos quitaría al régimen de encima, apartando para el final el como efectivamente “cobraríamos” ese mandato. Es como el conocido cuento del gato y los ratones, la pregunta no es como se le pone el cascabel al gato para saber cuando se acerca, sino preguntarnos si el cascabel es efectivamente una solución o no. Si todos acordamos que eso es una solución, el siguiente problema a considerar es cómo se le pone el aparato al gato.

Y como tal vez muchos piensen que convocar la Soberanía Popular no es una solución, comienzo por allí. No existe mayor fuerza política que un pueblo pronunciándose al unísono frente al mundo acerca de su destino. Echen una mirada a la historia. Miren a la India de Gandhi y el empecinado esfuerzo pacífico de su pueblo de echar a los ingleses de su tierra; miren las concentraciones originadas por el sueño de Martin Luther King y el resultado de la presión del pueblo de color por los derechos civiles en los Estados Unidos.

Y sin ir más lejos en tiempo y lugar: miren el 16 de Julio de 2017 en Venezuela, cuando toda la Comunidad Internacional, luego de los extraordinarios resultados de esa fiesta cívica, ESPERABA QUE LA ASAMBLEA NACIONAL invistiera un nuevo Presidente Encargado, respaldado por las mas de 7,5 Millones de manifestaciones de voluntad expresadas ese día. El régimen se encontraba TECNICAMENTE CAIDO y los políticos “opositores” NEGOCIARON esos resultados por unas elecciones regionales. Nunca como antes estuvimos más cerca de la libertad que el 16 de Julio de 2017 si la oposición oficial no nos hubiera entregado.

Si la Comunidad Internacional se convence que la Consulta Popular es igualmente  electoral porque convoca al pueblo, es pacífica y es constitucional como efectivamente lo es, entonces toda la presión internacional se debe dirigir NO A UNAS ELECCIONES como pide Maduro o su oposición a la medida, sino A QUE SEA EL MISMO PUEBLO EL QUE EXPRESE SU PARECER ACERCA DE LA PERMANENCIA O NO DEL REGIMEN y que esta actúe con la fuerza necesaria y con la autorización de ese mismo pueblo como resultado de esa consulta, en el caso que el mandato popular no se cumpla. Asimismo esa consulta debe establecer como debe realizarse la transición y  el mecanismo para escoger ese Gobierno de Transición, estableciendo finalmente las bases para un proceso electoral limpio y transparente. Ese Gobierno de Transición tendría entonces el respaldo popular necesario para ser estable y gobernar uno de los periodos más difíciles que afrontaremos los venezolanos.

Si todo el mundo se convence de CONSULTAR AL PUEBLO, como en efecto ya se convenció la Iglesia Católica venezolana, tal y como lo han expresado sus Obispos en su reciente Conferencia Episcopal, aparecerán  efectivamente los recursos para realizar la consulta, la organización y la gente para llevarla a cabo, donde participarían todos los venezolanos que están en Venezuela y en el exterior.

Los venezolanos requerimos entonces que la Comunidad Internacional cambie su posición respecto a la solución para Venezuela y nos ayude a convocar a los venezolanos a expresarnos de acuerdo a la Constitución EN UNA CONSULTA POPULAR RESTAURADORA DE LA CONSTITUCION. Que entienda que en Venezuela NO SE PUEDEN HACER ELECCIONES PARA ELEGIR A NADIE MIENTRAS EL REGIMEN SE ENCUENTRE EN FUNCIONES, Y QUE SUS SANCIONES SEAN PARA OBLIGARLO A CONTARSE EN TERMINOS PLEBISCITARIOS. Solo así comenzaremos a ver luz al final del túnel…

Caracas, 17 de Enero de 2020

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Ruta Ciudadana versus Ruta Electoral

Por Luis Manuel Aguana

English version

Los acontecimientos subsecuentes o “réplicas” del temblor del 5E me hacen volver a citar mi nota de cierre del año pasado: “Del año que termina hoy me quedan dos cosas claras, considerando lo que sucedió el 2019: a) el 2020 será un año electoral, quiéralo o no la oposición –especialmente la radical- del país; y b) el curso de los acontecimientos políticos estará signado por lo que ocurra el venidero domingo 5 de enero de 2020, cuando se anuncie quien dirigirá la Asamblea Nacional. Eso decidirá si ocurrirá o no el famoso “cese de la usurpación” que no se ha conseguido hasta hoy” (ver Volver a comenzar, en https://ticsddhh.blogspot.com/2019/12/volver-comenzar.html).

Efectivamente, del discurso inicial del diputado Luis Parra, oficialmente reconocido por el régimen como Presidente de la Asamblea Nacional, se desprende que coincide con Maduro en llamar a elecciones este año: Salir a un proceso electoral no es un delito. Aquí queremos que el Consejo Nacional Electoral (CNE) se defina como dice la Constitución. No lo vamos a defraudar, vamos a seguir por encima de estos extremos” (ver La Asamblea Nacional elige presidente a Luis Parra en sustitución de Guaidó, que denuncia golpe de Estado, en https://cadenaser.com/ser/2020/01/05/internacional/1578248164_122363.html).

Si a esto le añadimos que la oposición de la llamada “mesita” y calificados voceros del Frente Amplio, como el Padre Luis Ugalde y Luis Vicente León en su intervención en la reciente reunión de la Conferencia Episcopal Venezolana coinciden en que los venezolanos debemos ir a elecciones con el régimen, se completa un cuadro bien sombrío para comienzos del año 2020. ¿Por qué digo esto? Porque además de haberse perdido el 2019 esta gente de la oposición oficial tercamente insiste en convencer a los venezolanos en llevarnos a un matadero electoral sin haber cambiado en nada las condiciones para concurrir a unas elecciones limpias en Venezuela.

Argumentan el caso reciente de Bolivia sin pasearse por el hecho que la situación boliviana fue la que se presentó en Venezuela el año 2013 en las elecciones Maduro-Capriles del 14 de abril y el candidato al que le habían robado las elecciones nos mandó a bailar salsa y tocar cacerolas, con la diferencia que los bolivianos si reclamaron el fraude en las calles y ganaron su libertad, como debimos haberlo hecho nosotros los venezolanos. Estuviéramos contando otra historia y ese es el fardo que cargará Capriles en la espalda hasta el fin de sus días. La Bolivia 2019 fue la Venezuela 2013. Pero esa historia no se volverá a repetir con estos delincuentes fortalecidos en el poder. ¿Quién les hace entender este simple hecho a la oposición oficial que todavía cree que esto se resuelve con un sistema electoral secuestrado?

Aunque lo repetí hasta el cansancio en el 2019, continúo insistiendo en el 2020: NO SE PUEDE SEGUIR UTILIZANDO EL SISTEMA AUTOMATIZADO DEL CNE DEL REGIMEN PARA CONTAR LOS VOTOS DE LOS VENEZOLANOS. Que no es suficiente cambiar los Rectores del CNE y actualizar el Registro Electoral. ¡Que hay que hacer una reingeniería completa del sistema electoral ANTES DE HACER OTRA ELECCION EN VENEZUELA! ¡Y eso no se puede hacer con ellos en Miraflores! Que hay que cumplir la sentencia del TSJ Legítimo del 13 de Junio de 2018 donde ese Alto Tribunal declaró NULO el uso del Sistema de Voto Automatizado para elecciones en Venezuela, lo que amerita una completa reingeniería del Poder Electoral venezolano (leer Sentencia en http://ticsddhh.blogspot.com/2018/06/tribunal-supremo-de-justicia-declara.html). Pero eso le resbala al Padre Ugalde, a Luis Vicente León, a Claudio Fermín, a Henry Falcón, a Henry Ramos Allup, y en general a toda la oposición oficial y colaboracionista y sus principales voceros.

Cuando a fin de año dije que habría elecciones en Venezuela en el 2020, quisiéramos o no, efectivamente indique que eso es lo que pretenden hacer este año quienes están de un lado y del otro de la ecuación política venezolana. Pero no dije cual debía ser la posición que debíamos asumir nosotros ante ese hecho. Creo que los venezolanos ya debemos empezar a decir ¡ya basta! y rechazar a CUALQUIERA que quiera meternos por ese camino. Que nos está engañando cualquiera que ni siquiera por encima sugiera contarse con estos delincuentes, sin que se hayan desaparecido del mapa político venezolano, así tenga sotana o se presente como el más empingorotado “analista y conocedor” de la realidad política venezolana o “autoridad moral” de cualquier sector del país. ¡Ya basta de tanto engaño! Las elecciones se deben hacer DESPUES de que el castro-chavismo-madurismo se haya ido del poder y haber arreglado el sistema electoral, ¿es tan difícil entenderlo?

Entonces, ante esta Ruta Electoral impuesta por gobierno y su oposición oficial -comprada o no- de la Asamblea Nacional para este año 2020, los ciudadanos hemos propuesto desde hace meses una Ruta Ciudadana alterna, que nos tome en cuenta y que ponga de relieve nuestro rechazo a contarnos electoralmente en NINGUNA elección, sin haber resuelto que el régimen haya abandonado el poder, y sin haber cambiado de raíz el sistema electoral.

Poco a poco sectores importantes han entendido esa Ruta Ciudadana, que no es otra que la realización de una Consulta Popular conducida totalmente por los ciudadanos, claramente expuesta en nuestra carta al Presidente Encargado Juan Guaidó Márquez, el 1ro de Diciembre de 2019, y respaldada por más de 150 personalidades de todos los sectores en todo el país (ver ANCO apoya la convocatoria a una Consulta Popular para que los venezolanos decidamos sobre el presente y futuro de Venezuela, en http://ancoficial.blogspot.com/2019/12/anco-apoya-la-convocatoria-una-consulta.html).

Esta es una propuesta que ha ido permeando en todos los sectores la sociedad venezolana ante el despelote de institucionalidad al que han sometido a  los venezolanos y al desprecio permanente de nuestros representantes al sufrimiento diario de los venezolanos al no tomar sin dilación alguna las decisiones que hay que tomar para detener la tragedia de nuestro pueblo. Ya es hora que el pueblo se pronuncie.

Esto se refleja claramente en las palabras de apertura de la CXIII Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado Venezolano por parte de Mons. José Luis Azuaje Ayala, Arzobispo de Maracaibo y Presidente de la CEV, cuando indicó: “Como creyentes, pero también como ciudadanos, por una parte, contribuir con información y discernimiento a dar cuerpo al necesario protagonismo del pueblo, para considerar si ante tanto sufrimiento y violencia no ha llegado la hora de apostar porque el pueblo decida por sí mismo lo que desea ante tan graves y al parecer insolubles problemas, p. ej. expresando su voluntad inequívoca, “soberana” por medio de una consulta vinculante, como ya el Episcopado ha asomado la posibilidad o conveniencia” (ver Palabras de Instalación de la CXII Asamblea Ordinaria de la CEV 07 de Enero de 2020, en https://youtu.be/1m44BihCJhc min 25:40).

Palabras como éstas de importantes representantes de la Iglesia Católica venezolana ya habían sido manifestadas por uno de sus más combativos representantes, Mons. Ovidio Pérez Morales, cuando indicó en su reciente columna de El Nacional:  “En segundo lugar, cito lo que destacan los obispos en el referido documento: el soberano (CRBV 5) debe asumir “su vocación de ser sujeto social”, pues “el gobierno usurpó al pueblo su poder originario (…) No habrá una verdadera solución de los problemas del país hasta tanto el pueblo no recupere totalmente el ejercicio de su poder” (ver Obispos urgen la intervención del soberano, en https://www.elnacional.com/opinion/obispos-urgen-intervencion-del-soberano/).

Mi predicción de final de año 2019 está en plena ejecución cuando indiqué que el curso de los acontecimientos políticos estaba signado por lo que ocurriera el domingo 5 de enero de 2020 al anunciarse quien iba a dirigir la Asamblea Nacional. Pues bien, ya el régimen escogió quien dirigirá la Asamblea Nacional y todos sabemos para quien trabajará. Sería una ingenuidad –por no decir una estupidez- por parte del Presidente Encargado Juan Guaidó y de la Directiva que se juramentó sin reconocimiento del régimen, que podrán avanzar muy lejos con ese montaje para el público de galería. Aterricen. Ya no entrarán de nuevo al Palacio Federal Legislativo. Si de verdad desean salir de la usurpación, convoquen al pueblo para que sea este el que decida el futuro de Venezuela.

Caracas, 9 de Enero de 2020

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

La segunda oportunidad de Guaidó

Por Luis Manuel Aguana
English version

Resalto esta parte de mi última nota del 2019: “Si el régimen asalta la Asamblea Nacional a punta de corrupción (que de alguna manera ya lo han hecho con el solo regreso a la Cámara de los diputados ilegales del PSUV con la anuencia de Guaidó-G4/FA), a la oposición oficial no le quedaría otro camino formal que reaccionar de manera contundente y trancar la partida en la defensa del único poder legitimo del país, so pena de desaparecer como cuerpo colegiado. El acto provocaría una crisis institucional que debería terminar con una declaración de cierre de esa Asamblea Nacional tal y como la conocemos, dando paso a una verdadera resistencia opositora, con decisiones inmediatas que le den un vuelco al rumbo del país. Eso es lo que debería pasar, en ese caso, si de verdad piensan en el futuro de los venezolanos y en el fondo desean cambiar las cosas…pero no olviden que tratamos con una oposición que quiere cohabitar, y no sería extraño que volvieran a perder otra oportunidad para accionar todo lo que se les pidió y no hicieron el año 2019.” (ver Volver a comenzar, en https://ticsddhh.blogspot.com/2019/12/volver-comenzar.html).

Lo anterior no es una manera de decir “te lo dije”, sino uno de los escenarios que esbocé como posibilidad para el 5 de Enero de 2020. Les confieso que no esperaba que llegaran tan lejos como montar una plancha de cohabitación. Es que estaban tan seguros que impedirían la reelección de Guaidó, que imagino que fue un toque de desprecio deliberado aprovechar la oportunidad de defecarse en el alma a todos aquellos que todavía creen que están frente a políticos que dialogan y respetan acuerdos, y no frente a delincuentes. Vean bien, eso es lo que hacen los delincuentes y es lo que pasa cuando dejas meter al enemigo en tu casa. Dejaron entrar a los Diputados del PSUV a la Asamblea Nacional y esas son las consecuencias.

Lo que ahora estoy seguro de esta jugada es que no es solo del régimen. Ninguno de esos diputados -desconocidos hasta hoy por los venezolanos- y dados sus niveles en la escala partidista en sus respectivas toldas, actuarían por su cuenta sin el aval de sus jefes políticos. Ninguno de los partidos a los cuales dicen pertenecer los diputados “disidentes” designados como nuevos Directivos de la Asamblea Nacional, hasta ahora han dicho que desconocen el proceder de esos militantes. Luis Parra (PJ) Presidente, Franklyn Duarte (COPEI), 1er. Vice Presidente, José Gregorio Noriega (VP), 2do. VicePresidente, y Negal Morales (AD), Secretario, no son lo que podríamos decir la primera linea dirigente de esos partidos. ¿Como podrían haber tenido la iniciativa de ir ellos solos en contra de la linea de Guaidó y lograr lo que lograron? A otro pendejo con esa historia.

Sin una declaración inmediata, firme y contundente del G4/FA y Juan Guaidó desconociendo la actuación de esos diputados, concluiríamos que actuaron en plena connivencia con sus jefes políticos para darle un nuevo respiro a la gestión fracasada de Juan Guaidó y el G4/FA, colocándolos como mártires del régimen. Causa mucha extrañeza que esta plancha saliera a ultima hora sin ninguna reacción por parte de un Julio Borges, un Henry Ramos Allup, ni siquiera del propio Juan Guaidó, habida cuenta de la trascendencia de lo que se estaba jugando allí.

Por otro lado, tal y como mencioné el 31 de diciembre pasado, después de lo sucedido Juan Guaidó debería darle paso a una verdadera resistencia opositora si realmente es verdad que no hay connivencia con esa “nueva Directiva”, invistiéndose formalmente como Presidente Encargado, con el respaldo de los diputados opositores que no pudieron ejercer su derecho a votar por una nueva Directiva por responsabilidad del régimen, y formalizar un Consejo de Gobierno para dar los pasos necesarios para desplazar a Maduro y los delincuentes del narco régimen del poder, con la colaboración y la fuerza de la Comunidad Internacional. Ese debería ser el próximo paso luego de un “golpe al parlamento” como lo han bautizado, realizado por el régimen y sus cómplices -hasta ahora- de la oposición oficial.

Si por el contrario vemos que la “nueva Directiva” de la Asamblea continua operando sin el rechazo comprobado de la oposición oficial estaríamos en presencia de un nuevo engaño a los venezolanos y un truco para reflotar la imagen de Juan Guaidó que está en el subsuelo. Las primeras declaraciones del “nuevo Presidente” de la Asamblea Nacional apuntan a la designación de un CNE para unas elecciones. ¿No les parece eso sospechoso?

En todo caso, visto del lado de afuera el impasse le da la oportunidad –construida o no– a la oposición oficial y a Guaidó para reivindicarse ante el país. Si el régimen cometió el error de no esperar el quórum reglamentario, ni dejar entrar a la Directiva de Guaidó al Parlamento para instalar la Asamblea Nacional, mal puede esperar un reconocimiento del mundo. Ya la Comunidad Internacional, encabezada por los Estados Unidos ya rechazó el show del régimen, en cabeza de Michael G. Kozak, Secretario Asistente del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de los Estados Unidos (ver https://twitter.com/WHAAsstSecty/status/1213907956955336705) al declarar como farsa todo el acto. Si lo que esperaban con una nueva Directiva títere del régimen era negociar la suspensión de las sanciones y unas elecciones chimbas, el show no les dará para eso. Los norteamericanos siguen reconociendo a Guaidó como Presidente Encargado como lo dice el mismo funcionario: “@Jguaido sigue siendo el Presidente Interino de #Venezuela bajo la constitución. La falsa sesión de la Asamblea Nacional de esta mañana careció de quórum legal. No hubo voto” (ver https://twitter.com/WHAAsstSecty/status/1213907955466350598).

Por otro, si el acto fue la puesta en escena de una jugada entre el régimen y su oposición, tampoco creo que les de resultado. El régimen persistirá en su Directiva títere y Guaidó por más que se reúna y se invista como Presidente reelecto en una plaza o en el auditorio de El Nacional, no será reconocido por Maduro y sus delincuentes. Será perseguido y la Directiva válida de la Asamblea Nacional será para ellos la que eligieron hoy sin quórum y sin votos, en una cohabitación plenamente aceptada de manera encubierta por los partidos de esa Directiva de militantes del G4/FA que salieron de la nada para seguir en los negocios de la corrupción con el régimen como si aquí no hubiera pasado nada. El Presidente Encargado ahora tiene la palabra y una segunda oportunidad. Es la oportunidad que menciona el ex Embajador Diego Arria (ver https://www.facebook.com/103324305197/posts/10162576161790198/). Pero yo no seré tan exquisito como mi querido amigo diplomático: O se pone las bolas y hace lo que tenia que hacer el 2019, o que renuncie para que otro lo haga. Venezuela ya no puede esperar más por él…

Caracas, 5 de Enero de 2020

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana (aún suspendida)

El Petro, el grillete del siglo XXI

Por Luis Manuel Aguana

English version

Abro el 2020 con la confesión de una errata: confieso que me equivoqué al titular, hace casi 2 años, una nota relacionada con el lanzamiento del Petro de la siguiente manera: El Petro: Criptomoneda Soberana muerta al nacer (ver nota en http://ticsddhh.blogspot.com/2018/01/el-petro-criptomoneda-soberana-muerta.html). En mi descargo, al explicar porqué algo que realmente no estaba muerto sino de parranda, como solemos decir en Venezuela, aun sigue vivo, coleando y más fuerte que nunca, puedo alegar que cada uno de los argumentos descritos en esa nota para llegar a esa conclusión de la supuesta muerte del Petro como mecanismo financiero de intercambio internacional eran rigurosamente ciertos. Pero como dicen los policías cuando igualmente te arrastran a una jaula: ¡tienes razón pero vas preso!

Efectivamente, con los supuestos que el régimen se dio y nos dio a los venezolanos, al anunciar el nacimiento del Petro ese experimento no hubiera llegado lejos. El régimen se planteo inicialmente ese mecanismo para evadir las sanciones impuestas por la Comunidad Internacional, tratando de imponer un mecanismo internacional de pagos petroleros que en ese momento era inviable aceptar para cualquier factor económico internacional. Pero como cualquier virus, el planteamiento del Petro mutó. Cambió de escenario y objetivos. Se dieron cuenta que era imposible tratar de comerse a la ballena de un solo mordisco y se lo replantearon.

Y allí radicó mi equivocación, pensar que eso se quedaría allí. Centré mi análisis en una fotografía, en otras palabras y como dicen los economistas, “ceteris paribus”, si las variables continuaban igual, ese invento no hubiera tenido resultados. Mi error fue en no centrar mi análisis en la película que se estaba comenzando a rodar. Dos años después tenemos el cáncer dentro del país en plena capacidad operativa. Y para haber logrado eso, mis queridos amigos, el régimen requirió de tiempo para armarlo bien y desarrollarlo, y como cualquier cáncer creció. Y la oposición oficial le ha dado todo el tiempo del mundo para hacerlo y planea todavía darle aún más este nuevo año con el tiempo electoral. Bien dicen los médicos, “el cáncer es curable si se diagnostica a tiempo”. Y por supuesto solo es curable si se trata a tiempo.

El experimento del Petro, ahora nacional, es más ambicioso de lo que la gente cree. El régimen ha colocado en ese proyecto tres cosas fundamentales: a) la destrucción del sistema de pagos nacional y del bolívar como moneda; b) la neutralización de la hiperinflación que está socavando las bases de su sustentabilidad; y c) la transformación del país en un gigantesco laboratorio para ensayar algo que no se ha hecho nunca en el mundo: que una criptomoneda soberana sea la principal moneda de intercambio. Esto último crearía una distorsión económica de imprevisibles consecuencias, que comenzaría por hacer oficial a Venezuela como una lavadora gigantesca de dinero sucio, completamente fuera de los sistemas de control tradicionales de la banca internacional.

Al ser inviable el planteamiento original de hacer que la criptomoneda fuera aceptada internacionalmente, régimen le dio un giro importante a su uso interno: “Tras una gira de preventa que, de acuerdo con información publicada por medios locales e internacionales, no tuvo el éxito esperado, el Estado venezolano comenzó a anunciar una serie de medidas con las cuales buscó legitimar y promover el uso del Petro dentro del país: En primera instancia oficializa la moneda digital como medio de pago oficial y equipara los salarios mínimos con su valor asociado, y luego la exige como divisa por concepto de servicios dispensados por organismos públicos, tendencia a la que se han ido sumando algunos locales y negocios popularmente conocidos.” (ver Análisis sobre el Petro, la criptomoneda a la que muy pocos han tenido acceso

https://www.diariobitcoin.com/index.php/2018/11/22/analisis-sobre-el-petro-en-venezuela-la-criptomoneda-a-la-que-muy-pocos-han-tenido-acceso/).

Desde el punto de vista estrictamente técnico el Petro, a diferencia del resto de las criptomonedas, no se genera por minería. El régimen tiene completo control de su generación. Nadie “mina Petros” como lo hacen los mineros del resto de las criptomonedas. Y por supuesto el régimen –nadie más- tiene control de quien los gasta y cómo los gasta. Desde su arranque a principios de 2018 cuando utilizaban plataformas con algoritmos basados en cadenas de blockchain existentes  (Ethereum, NEM) el régimen mutó a la generación de arquitecturas tecnológicas propias: “Se arrancó su uso con la Plataforma Patria del Estado Venezolano en noviembre de 2018, pero no fue sino recientemente (julio 2019) que se han conocido los APIs y mecanismos de intercambio que permiten establecer un ecosistema de servicios transados en petros” (ver El Petro y la nueva arquitectura monetaria en Venezuela

http://www.portalalba.org/index.php/areas/economia/finanzas/22244-el-petro-y-la-nueva-arquitectura-monetaria-en-venezuela). Estas APIs (o programas de interfase de aplicaciones) son la clave de todo un ecosistema de intercambio y transformación de ida y vuelta de los Petros en otras criptomonedas y posteriormente a dólares americanos.

¿Qué ha hecho el régimen con todo este tiempo consecuencia de no haber resuelto todavía el “cese de la usurpación”? Atornillarse, consolidando un instrumento que solo tiene posibilidad desarrollarse con tiempo. Hacer depender más y más a los venezolanos de un sistema monumental de dadivas del Estado que no está respaldado por ninguna reserva oficial en el Banco Central de Venezuela. Pero para arrancar ese ecosistema era necesario crear un mercado lo suficientemente grande para que funcionara.

Y entonces aparecieron para esa prueba inicial los aguinaldos y bonos nominados en Petros en monederos creados para todos los funcionarios públicos, jubilados y pensionados del Seguro Social. Imagínense, millones de personas capaces de generar una demanda lo suficientemente grande de bienes y servicios. Surgieron los negocios dentro del país en acuerdo con el régimen aceptando el Petro, a la vez que el régimen obliga el pago de impuestos, tasas, y cualquier servicio del Estado en la criptomoneda, incluyendo los pasaportes.

El siguiente paso natural son las transacciones entre el Petro y otras criptomonedas. Pero eso no vale de nada si la gente no tiene Petros. Con la distribución masiva de diciembre de ½ Petro se creó el mercado. Poco a poco empezarán a moverse los intercambios al régimen autorizar plataformas internacionales de intercambio internacional para transar con Petros y así transformar Petros en Bitcoins u otras criptomonedas (ver Venezuela autoriza 6 plataformas de intercambio para transar en Petros

https://noticias.bitcoin.com/regulacion/venezuela-autoriza-6-plataformas-de-intercambio-para-comenzar-a-vender-la-criptomoneda-nacional-el-petro/) y de allí el paso a moneda internacional es inmediato. Esas plataformas están fuera de la órbita de las sanciones financieras al régimen.

No sabemos hasta dónde llegará este experimento que comenzó en Venezuela a comienzos de 2018, y si lograrán desplazar el sistema de pagos del país. Pero de algo si estoy completamente seguro: el Petro comenzó hace 2 años como una idea descabellada, con todos los expertos económicos y de tecnología –incluyéndome- opinando que no resultaría (y de hecho no hubiera avanzado mucho de haberse concretado la trilogía prometida el 23 de Enero de 2019), y lo cierto es que ahora vemos que para finales de 2019 los canales de noticias internacionales reportaban colas de miles de personas esperando ser atendidas en tiendas autorizadas por el régimen, pagando en equipos biométricos, comida y otros bienes en Petros. El desarrollo tecnológico de los sistemas ha sido indetenible. A pesar de la crisis, el régimen no ha escatimado en tecnología para llevar a cabo este desarrollo que Maduro está viendo como su tabla de salvación económica.

Si el régimen llega a profundizar en el año 2020 el uso del Petro, como al parecer se anuncia en un año más de coexistencia entre oposición oficial y régimen, los venezolanos habremos sido los conejillos de indias de un nuevo sistema monetario virtual, único en el mundo, que de acuerdo a algunos expertos tiene la promesa no comprobada de cero inflación, y ausencia de burbujas especulativas (ver Las criptomonedas la inflación y los sistemas de deuda

https://steemit.com/cryptocurrency/@juanfb/las-criptomonedas-la-inflacion-y-los-sistemas-de-deuda).

Sin embargo, en un sistema comunista, que por definición destruye la base productiva del sector privado, creemos que difícilmente se cumpla esa promesa, aun a sabiendas que prácticamente toda la base laboral del país depende de una u otra manera del Estado. Sin embargo, los delincuentes castro-chavistas-maduristas-socialistas que están en el poder exprimirán hasta el último gramo de droga y de oro del Arco Minero, para sostener este nuevo sistema, lavando las ganancias producidas, e introduciéndolas en esa gigantesca y sofisticada lavadora en que se habrá convertido Venezuela, generándose un espejismo de bienestar económico que incidirá directamente sobre cualquier resultado electoral que la oposición oficial negocie con Maduro y su narco régimen.

Cada minuto que pasa el régimen en el poder, es un giro más que aprieta las tuercas de los grillos puestos en los pies de cada venezolano, convirtiendo al Petro en el grillete del siglo XXI. Mas les vale a la oposición oficial y el Gobierno Encargado de Juan Guaidó pensar en eso. Cualquier solución que esté “sobre la mesa” no puede seguir esperando un minuto más y debe ser aplicada ya…

Caracas, 2 de Enero de 2020

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana (actualmente suspendida)

Volver a comenzar

Por Luis Manuel Aguana

English version

No quisiera caer en el lugar común de hacer recuentos de fin de año. Esos de alguna manera ya los hice en mi pasada intervención a principios de mes en la Cátedra Pío Tamayo (ver 2019, ¿un año perdido? en http://ticsddhh.blogspot.com/2019/12/2019-un-ano-perdido.html). Aquellos que deseen ver recuentos les recomiendo especialmente el programa especial de “Agárrate” con Patricia Poleo y Jovel Álvarez (ver Agárrate, Así Transcurrió 2019 en Venezuela, en https://youtu.be/u17DqRHti-s, y siguientes) que es una película bien documentada de lo que hicieron (o deshicieron) los políticos con Venezuela este año que termina hoy.

Creo que lo mejor que puedo hacer es dedicar estas líneas para comentar el futuro previsible que nos dejaron como un hecho los errores cometidos –con y sin intención- por quienes en mala hora todavía conducen la oposición oficial, para de alguna manera intentar responder la misma pregunta que nos hemos hecho durante todos estos años, en especial este último 2019 que resultó especialmente infernal: ¿Qué vamos a hacer? Y como todos tenemos la percepción cierta de haber perdido un año, tenemos que volver a comenzar…

Del año que termina hoy me quedan dos cosas claras, considerando lo que sucedió el 2019: a) el 2020 será un año electoral, quiéralo o no la oposición –especialmente la radical- del país; y b) el curso de los acontecimientos políticos estará signado por lo que ocurra el venidero domingo 5 de enero de 2020, cuando se anuncie quien dirigirá la Asamblea Nacional. Eso decidirá si ocurrirá o no el famoso “cese de la usurpación” que no se ha conseguido hasta hoy.

Lo primero estará condicionado por lo segundo. Si repiten Juan Guaidó y el G4/FA en la Dirección de la Asamblea Nacional, lo que tendremos en el 2020 será la segunda parte corregida y aumentada de la película de terror del 2019. Mientras insistan en la misma política, Guaidó seguirá perdiendo el respaldo de la gente, y salvo que haga algo nuevo muy audaz (que no creo que le nazca si no le salió el 2019), difícilmente recupere lo que empezó a perder aceleradamente el 2019, que no es otra cosa que la confianza de los venezolanos. Seguirán los nombramientos mediocres ajustados a los deseos del clientelismo de los partidos mayoritarios de la Asamblea y continuarán los casos de corrupción, con los recursos que siguen sin ser controlados de ese Ejecutivo interino. Eso les mejorará la cuenta electoral a los delincuentes de Miraflores.

Por otro lado si el régimen se sale con la suya y les arrebatan la legislatura por los votos comprados con maletas verdes a los diputados opositores inescrupulosos (que no sabremos cuantos serán hasta esa fecha), podría eventualmente surgir un cambio en el panorama. Guaidó se tendrá que exiliar o lo pondrán preso al perder su condición presidencial. No creo que el régimen pierda la oportunidad para asestarle ese golpe, pero en todo caso la oposición oficial se vería obligada a reaccionar. Estando fuera del control de la Asamblea Nacional, todo lo logrado hasta este momento por la oposición oficial se habrá perdido, entre los que se cuenta el Acuerdo que rige la Transición.

Nótese aquí que todo eso es completamente transparente a los venezolanos. El régimen narcoterrorista seguirá en el control del país como hasta ahora, y los venezolanos habremos visto pasar –otra vez- la mayor de las oportunidades para recuperar las libertades, al haber contado cuatro años con una Asamblea Nacional de mayoría opositora sin haber hecho absolutamente nada que incidiera en nuestro bienestar como pueblo. Más imperdonable imposible.

Pero yo me preguntaría, ¿de qué nos vale tener el control de una Asamblea Nacional, que quiere hacer exactamente lo mismo que hace el régimen? Esto es, poner y quitar funcionarios “encargados” y administrar unos reales que se terminarán robando a costillas de votos de los venezolanos, y de paso sin tomar las decisiones que puedan determinar la salida de Maduro y sus delincuentes del poder. Eso es lo que se preguntaría la población al momento de plantearse otro evento electoral. De allí la importancia de la credibilidad pública de quienes conducen el barco opositor.

A este punto ustedes me preguntarán: ¿y entonces? ¡Usted lo que quiere es que nos coma el tigre! ¡Cualquiera de las dos salidas terminan mal! Pero una es más mala que la otra y no es precisamente, a mi juicio, la opción opositora. Si el régimen asalta la Asamblea Nacional a punta de corrupción (que de alguna manera ya lo han hecho con el solo regreso a la Cámara de los diputados ilegales del PSUV con la anuencia de Guaidó-G4/FA), a la oposición oficial no le quedaría otro camino formal que reaccionar de manera contundente y trancar la partida en la defensa del único poder legitimo del país, so pena de desaparecer como cuerpo colegiado.

El acto provocaría una crisis institucional que debería terminar con una declaración de cierre de esa Asamblea Nacional tal y como la conocemos, dando paso a una verdadera resistencia opositora, con decisiones inmediatas que le den un vuelco al rumbo del país. Eso es lo que debería pasar, en ese caso, si de verdad piensan en el futuro de los venezolanos y en el fondo desean cambiar las cosas…pero no olviden que tratamos con una oposición que quiere cohabitar, y no sería extraño que volvieran a perder otra oportunidad para accionar todo lo que se les pidió y no hicieron el año 2019.

Volviendo al caso que Guiadó-G4/FA continúen dirigiendo la Asamblea Nacional, seríamos testigos de la negociación por los Rectores del CNE para las elecciones parlamentarias de Diciembre de 2020. De llegarse a un acuerdo por los Rectores del CNE –cosa de no extrañar- a los venezolanos nos quedará el grave problema de decidir si participamos o no en esa nueva farsa, con una oposición entregada sin haber llegado al “cese de la usurpación”.

De no llegarse a ese acuerdo por diferencias entre delincuentes que no se ponen de acuerdo al repartirse un botín, el régimen botará tierrita y no jugará más, nombrando a juro otro CNE desde el TSJ del ex convicto de la Av. Baralt. Allí entonces la oposición oficial o corre o se encarama. Creo que lo más decente sería no participar en ese juego, pero de nuevo, no creo que lo hagan. Participaran con las reglas del régimen para seguir cohabitando. Si pasa eso solo espero estar equivocado y nos sorprendan.

Si los principales partidos de la oposición oficial llegan a un acuerdo electoral con el régimen tendremos a los ojos del mundo unas elecciones parlamentarias “válidas” como las del 2015, y eso mis queridos amigos le pondría una losa de concreto a la fosa que nos cavarán. El mundo nos mirará como gallina que ve sal y dirá “son venezolanos y se entienden” y nos dejará solos. Deseo que antes de que eso ocurra, la caída por inviabilidad de la mezcla del castro comunismo, narcotráfico y terrorismo, con agavillamiento continuado del régimen y su oposición, se los trague a ambos dándole paso a la decencia política y en consecuencia a la libertad de Venezuela.

Y con este ferviente deseo despido el año 2019 agradeciendo a todos mis seguidores la amistad y lealtad al blog de este modesto escribidor durante uno de los años más duros de la historia contemporánea de Venezuela. Dios nos bendiga a todos en el año 2020, lo vamos a necesitar…

Caracas, 31 de Diciembre de 2019

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana (*)

(*) Nota: Intentaron hackear mi cuenta @laguana de Twitter y el sistema la suspendió temporalmente por movimientos “extraños”. Lamento el inconveniente. Estoy tratando de recuperarla. Si no lo logro les informaré por esta vía cual será la nueva cuenta en esa red social. Al parecer a alguien no le gusto ni nota del Día de los Inocentes. Trataré de hacer llegar esta nota de fin de año a través de cuentas amigas y les agradezco, si están de acuerdo con su contenido, reenviarla por sus respectivas cuentas de Twitter a sus contactos. Mi agradecimiento adelantado.

Ella, Ellos y Nosotros

Por Luis Manuel Aguana

English version

Despues del deslave de corrupción espantoso y generalizado de la oposición  en el 2019, Ella es lo que la gente común siente que le queda de decencia a la politica en el país. Todo lo demás se hundió. Su fracción política en el Parlamento fue la unica que dijo las verdades que la gente queria oir y que fueron desestimadas por Ellos, quienes siempre la han despreciado, celebrando en secreto su exclusión del Parlamento.

Pero Ella persistió. Se hizo con una fracción en el Parlamento, en representación de esa gran parte del país cuyo descontento se originó cuando Ellos le dieron la espalda al mandato del Pueblo en una Consulta Popular que Ellos mismos habían promovido, prometiendo que acatarían el resultado. ¡Mentira! Habían negociado previamente con el régimen unas elecciones regionales a cambio de hacerse los locos con el resultado de la consulta. Pero Ella recogió esas banderas, no olvidó la traición y continuó la lucha.

Ahora Ella representa la esperanza ante Nosotros, en contra de quienes traicionaron su juramento de deponer a la tiranía, escogiendo por conveniencia cohabitar con el régimen. Ahora eso la convierte en una enemiga para ambos socios quienes desean seguir con sus negocios conjuntos por muchos años más, pero Ella se atraviesa como una piedra muy incómoda en sus zapatos. ¿Qué hacer? ¿Cómo sacárnosla de encima?, se preguntan. Dicen que la política la inventó El Diablo para conseguir adeptos en La Tierra. Ellos y la tiranía, socios en la circunstancia, idearon un plan macabro para neutralizarla usándonos a Nosotros.

La tiranía no le habia permitido a Ella registrar su partido para concursar electoralmente. Pero eso a Ella no le importó. Siguió con su plan de expansión y crecimiento nacional y ahora se encuentra muy emocionada con las encuestas que arrojan una popularidad indiscutible a su favor sobre cualquier otro liderazgo. Cualquier medición electoral le daría a su partido una ventaja incomparable sobre cualquier otro. Y esa es en realidad la trampa en la que estan seguros sus enemigos que caerá.

Entonces el régimen decidió, conjuntamente con Ellos, legalizarle el partido a Ella. Ya que el año próximo ambos decidieron que habría elecciones, ¿como iban a ir ambos a competir si todo el mundo sabe que son socios? ¿Quien iria a votar? ¡Ni siquiera existirían colas! ¡Tiene que haber alguien que represente la esperanza de cambio para que funcione el juego electoral! Alguien que encarne la lucha del pueblo cuando todos se han vendido. ¿Y quien mejor que Ella, que representa la esperanza de muchos? Pero hay un problema. Ella ha dicho reiteradamente que no se presentaría a ningun proceso electoral si no hay un árbitro confiable y con la tiranía gobernando en el país. ¿Como resolver eso?

Y el régimen se dijo: no se preocupen la gente se lo pedirá en las calles, en las Asambleas de Ciudadanos, se lo pedirá la opinión pública en todo el país. ¡Nosotros se lo pediremos. Hasta Ellos se lo pedirán. Sus más cercanos asesores politicos se lo impondrán, aduciendo que no se pueden perder los “espacios” alcanzados; que con ese “arbitro” se ganó en las elecciones parlamentarias anteriores, y que sería una oportunidad única de controlar el Parlamento para desalojar el régimen. La convencerán que Ella recojerá todos los votos opositores que no serán para Ellos por traidores y socios de la tiranía. Finalmente Ella accederá justificando la participación de su partido en esa nueva farsa electoral, que se legitimaría ante propios y extraños, convencida de rescatar el destino de la actual fracción parlamentaria que organizó alrededor de su figura. No podría dejarlos solos, no seria políticamente correcto. De alguna manera se veria obligada a competir. Ya encontraría la forma más adecuada de justificarlo ante el país. Solamente le bastaría con utilizar la fórmula de los políticos en toda la historia: ¡Me lo esta pidiendo el Pueblo!

Y nadie podría poner en duda el proceso porque la gente irá a votar. Y el régimen hará lo mismo que ha hecho muy bien en los últimos 20 años: manipulará y trampeará los resultados con el árbitro escogido con Ellos, pero esta vez lo harán de una manera muy convincente, pulverizando al voto opositor entre muchos pequeños a quienes dejaron entrar convenientemente en el juego a cambio de apoyo, pero dándole a Ella la mayor de las minorias, y desapareciendo a la oposición oficial, o dejándola en un estado tan maltrecho que la suma de todos ellos no alcance para entorpecer sus planes.

¿Quien objetaria ese proceso electoral? ¿Quien se atrevería a poner en entredicho unas elecciones en las que Ella participó? ¡Nadie! Ni los más enconados enemigos exteriores del régimen. Y seríamos Nosotros quienes le habremos puesto el sello de calidad con nuestra participación.

Resultado: Ella tendrá un espacio para gritar todo lo que quiera en un Parlamento legitimado por su presencia pero sin ningun poder para cambiar absolutamente nada del balance del poder. La Comunidad Internacional tampoco podría decir nada de la legitimidad de un Parlamento controlado por un régimen que la tiene a Ella como el mejor exponente de la verdadera lucha opositora. Y a Nosotros, todos, nos volvieron a joder haciéndonos creer que podriamos cambiar las cosas  desde el Parlamento, jugando el juego electoral con un régimen narcoterrorista y tramposo.

Y serán 6 años más sin podernos quitar de encima esta plaga comunista que destruyó el país. El 2020 “electoral” más 5 de un nuevo Parlamento controlado de nuevo por el régimen como consecuencia de la mas abyecta manipulación de una oposición inservible, preguntándonos todos porqué no se nos consultó a Nosotros para decidir una ruta distinta que no parara en un barranco, si habia una propuesta seria firmada por las personalidades mas lúcidas del país.

Pero lo más triste es que Ella habrá sido neutralizada con el auxilio de Ellos, los socios del régimen, impidiendo que Nosotros avanzaramos en desalojarlos del poder, habiéndola usado para continuar sus negocios “as usual”, y reduciéndola a un espacio en el que no podrá hacerle daño a nadie, ni a Ellos ni al régimen, utilizando a su favor la ambición de poder opositora como catalizador principal. ¡Jugada Magistral!

Y justo alli me desperté. ¡Qué susto! ¡Que pesadilla tan horrible! Me percato que hoy es 28 de Diciembre, Día de los Santos Inocentes. ¡Mis sinceras disculpas! No fue más que una pesadilla sufrida por este escribidor inocente, siendo imaginario cualquier parecido de este mal sueño con personas o situaciones de la terrible realidad venezolana, aunque algunos digan que a veces la realidad supera a la ficción… ¡Feliz Día de los Inocentes!

Caracas, 28 de Diciembre de 2019

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana