El precio de la libertad

Por Luis Manuel Aguana

English version

Hay quienes piensan que la intervención de Venezuela comenzó hace tiempo. No era cosa de esperar por los marines, ni por alguna fórmula escondida de estrangulamiento económico del régimen de Maduro. No. Comenzó por el embargo directo de las cuentas y bienes de personeros del régimen en los Estados Unidos, pasando por la inclusión de ellos en las listas que revisan los bancos internacionales para evitar movimientos de fondos que vayan en contra de la seguridad norteamericana, hasta un embargo muy bien diseñado para proteger los activos de Venezuela dentro de los Estados Unidos.

El gobierno de Trump está jugando en serio para la salida del régimen, no así lamentablemente nuestra contraparte opositora que aun habiendo oído la decisión del gobierno norteamericano a través de su portavoz oficial, John Bolton (ver John Bolton, “El tiempo del dialogo se acabó, es tiempo de la acción”, en https://runrun.es/noticias/386119/john-bolton-el-tiempo-del-dialogo-se-acabo-es-tiempo-de-la-accion/) insiste en continuar un dialogo que ya murió pero que se niegan a darle sepultura (Guiado: Bolton nunca dijo que el dialogo había terminado, en http://www.noticierodigital.com/2019/08/guaido-bolton-nunca-dijo-que-el-dialogo-habia-terminado/).

Inmediatamente al anunciarse la medida de embargo en contra de Venezuela, saltaron los que en la oposición y el régimen son efectivamente dolientes de esa medida aduciendo que eso agravará la situación de los venezolanos. No hablan de SUS intereses. Hablan de que nos afectará a nosotros, no de lo que les pasará a ellos por uno de las principales efectos colaterales de ese embargo: las empresas que hagan negocios con el régimen de Maduro pondrán en riesgo hacer negocios en los Estados Unidos porque estarán también sujetos a sanciones (ver Bolton habla sobre el congelamiento de activos del régimen de Venezuela en EEUU, en https://youtu.be/lxfPr70G8fE). En otras palabras las empresas tendrán que decidir si prefieren hacer negocios con el régimen o correr el riesgo de no hacerlo más con sus clientes en los Estados Unidos. ¡Vaya problema para el régimen y bolichicos opositores!

Nadie podría decir que eso no afectará a lo inmediato los bienes y servicios que de una u otra forma recibimos los venezolanos. ¡Claro que nos va a afectar! Y nos afectará muy pronto. Y el régimen intentará victimizarse diciendo que “es por culpa de los norteamericanos” que nos encontramos en esta situación, cuando todos sabemos que son ellos los que han robado y esquilmado al país. Pero hay una pregunta que deberíamos hacernos primero, como bien la hizo el ex Embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, Diego Arria, en una reciente entrevista: “¿Qué precio estamos dispuestos a pagar por nuestra libertad?” (ver Aló Buenas Noches – EVTV 08-07-2019 https://youtu.be/jav85j2gQQk).

La salida del régimen no será gratis y esta decisión nos anuncia que  recibiremos todos en nuestras casas muy pronto el primer giro para el pago de esa libertad que lamentablemente la mayoría cree que es una concesión graciosa del Universo. Aunque ciertamente los venezolanos hemos venido pagando la gravedad cada vez mayor de esta crisis con la sangre de nuestra juventud en las calles y el éxodo masivo de nuestros hijos al exterior, no es menos cierto que el comportamiento opositor tiene mucho que ver con esa sangre derramada y ese éxodo justificado. Y es que la torpeza, unida con la inexperiencia y ambición de los liderazgos políticos ha alargado de una manera criminal esta tragedia.

Y eso no se les escapa a quienes nos observan desde el exterior, que ahora están tomando decisiones cada vez más duras PERO INDEPENDIENTES como consecuencia del comportamiento de un liderazgo opositor que no se compadece con el sufrimiento de la mayoría de la población. De allí que algunos reclamemos una mejor conducción política frente al régimen, y más acorde con la urgencia de nuestra situación como pueblo.

Pero una cosa sería que nos llegue un giro del exterior –y todos los que sean necesarios- porque nosotros hayamos convenido en esos pagos, y otra muy diferente es que nos llegue como consecuencia de la torpeza o un manejo producto de los intereses de otros que no quieren salir de esta situación, con la consiguiente permanencia del régimen. Eso es inaceptable.

Yo estaría dispuesto a pagar en la afectación de mi calidad de vida como venezolano que vive (o mal vive) en Venezuela si tengo la plena convicción de que con esos pagos obtendré la liberación, o al menos estoy en la dirección correcta y segura para obtenerla. Creo que los venezolanos estaríamos dispuestos a ese sacrificio si nuestro liderazgo se comprometiera seriamente en que ese accionar es convenido y llega a lo que estamos exigiendo como pueblo que no es otra cosa que la salida de este régimen y sus delincuentes.

Y eso me lleva a lo que está sucediendo ahora. En la actualidad luce completamente claro que existen dos planteamientos excluyentes sobre la mesa política: a) el que impulsa la Casa Blanca de aumentar gradual pero consistentemente las sanciones al régimen de Maduro y su entorno de corruptos; y b) la que impulsa la oposición oficial encabezada por Juan Guaidó de dialogar e intentar llegar a acuerdos electorales con Nicolás Maduro Moros. O es una cosa o es la otra, por eso son excluyentes. Si los EEUU desecharon la vía del dialogo, ¿por qué la oposición oficial insiste en un dialogo rechazado por nuestro principal aliado?

Si los Estados Unidos están llevando a cabo esas medidas, lo están haciendo en la seguridad de que Maduro terminará quebrándose. Pero una cosa es un quiebre provocado fuera de Venezuela sin la participación o anuencia de la oposición oficial, que lleva otro rumbo (el dialogo de la izquierda europea) y otra muy diferente es si los norteamericanos lo hacen con la autorización del pueblo venezolano. En otras palabras, si el pueblo decide en una Consulta Plebiscitaria estar dispuesto a pagar o no las consecuencias de esas acciones de la Comunidad Internacional, en virtud de que su propia representación va en otra dirección.

Se podrían definir en esa Consulta los términos de la salida y el traspaso del poder de Nicolás Maduro Moros. Pero también la consulta decidiría si los venezolanos estamos de acuerdo a que los países le eleven el costo al régimen de seguir en el poder, sea cual sea ese costo. Esto es, que los venezolanos decidamos directamente asumir el precio de la libertad a cambio de que esos países se comprometan a ayudarnos a hacer efectiva la salida del régimen si así lo decide el pueblo, como garantía de que ese sufrimiento tendrá sentido. Tal y como se ha planteado por la torpeza opositora, ahora lo comenzaremos a asumir sin contraprestación alguna.

A partir de este momento los venezolanos comenzaremos a sentir las consecuencias del embargo. Pero lo estaremos haciendo sin haber decidido nada, y peor aún, como consecuencia de la torpeza de otros. Seremos sujetos pasivos de una decisión que ocurrió fuera de nuestras fronteras, sin nuestra participación. Es por eso que insistimos en que esa escalada de sanciones y medidas, que perfectamente puede llegar a una intervención humanitaria con acompañamiento militar extranjero, no sea una decisión de nadie más que del pueblo de Venezuela, consultado en Plebiscito. De otra manera no estaremos manejando lo que pasará en nuestro propio país porque lo estaremos subrogando a personajes que saldrán de donde menos lo esperamos una vez que el régimen caiga. De allí que prefiera de largo que seamos nosotros, el pueblo de Venezuela, quienes decidamos, no solo el precio de nuestra libertad sino lo que pasará después. ¿Qué prefiere usted?

Caracas, 9 de Agosto de 2019

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Anuncios

Autor: @laguana

Blogero y analista politico venezolano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s