Dueño del circo

Por Luis Manuel Aguana

English version

El mundo se enteró de la noticia por la vía de la agencia internacional de noticias The Associated Press: la Administración de Donald Trump decidió negociar directamente con el dueño del circo, Diosdado Cabello.

Efectivamente, en una nota proveniente de AP en Bogotá el periodista Joshua Goodman nos reporta de meses de conversaciones secretas del gobierno de Trump con Diosdado Cabello, con la anuencia de Nicolás Maduro Moros (ver https://www.apnews.com/b550ec40bc314decac22439dda006ba0).

Al ser confrontado el pasado lunes por los periodistas, y en especial por el de la propia agencia de noticias AP, “Cabello no quiso hablar sobre ningún detalle de la reunión, y en un momento dado dijo que se trataba de una mentira, una manipulación. Pero también señaló que él ha estado dispuesto desde hace tiempo a hablar con quien sea, siempre y cuando cualquier conversación se lleve a cabo con la aprobación de Maduro. Agregó que sólo se reuniría con los que dijo son los propietarios del circo, una aparente referencia a Estados Unidos.”.

Llama la atención la referencia del circo porque habría que ver quién es el que está realmente hablando con el dueño, si Cabello o Trump. Y dado el actual estado de cosas no es difícil pensar cuál es el circo en referencia. Trump está hablando con el dueño del circo venezolano, no al revés. ¿Y por qué?

Los Estados Unidos aprobaron la línea de actuación de los partidos del G4 el 30 de Abril de 2019, dicho por el mismo Eliot Abrams  (ver Eliot Abrams revela negociaciones con funcionarios de alto rango, en http://epmundo.com/2019/elliot-abrams-revela-negociaciones-con-funcionarios-de-alto-rango-este-30-de-abril/), en una fórmula de confianza ciega dada a la oposición oficial, lo que muestra que los Estados Unidos sabían lo que estaban haciendo.

Sin embargo Cabello no era parte de esos “funcionarios de alto rango” mencionados por Abrams, y antes del 30A el gobierno y Diosdado ya estaban enterados de la intentona de López-Guaidó, debido a la estructura de sapeo pagada por el régimen, lo que hizo abortar el plan opositor con los resultados que todos conocemos.

Habiendo escarmentado con dos actuaciones fallidas de la oposición oficial, los Estados Unidos se aprestaron entonces a conversar con el dueño del circo (léase que no con los payasos con los que contaba Guaidó para el 30A), para desmontar lo que hiciera falta para que Maduro se termine de salir del poder y comience una transición. ¿Lo lograrán?

Tengo la teoría de que no lo lograran y ojalá me equivoque. No es posible a través de una negociación salirse de una estructura criminal como la que domina Venezuela, que  está en las manos de fuerzas que van más allá de una sola persona, por más dueño del circo que se pretenda ser. Es verdad que Diosdado Cabello podría ser ese dueño, pero las fuerzas que lo mueven son mucho más poderosas. Veamos.

De acuerdo a Joseph Humire, experto en seguridad y amenaza transnacional, Director Ejecutivo del Centro para una Sociedad Libre y Segura en los Estados Unidos, en Venezuela existe una confluencia de grupos asociados al terrorismo.

En una reciente entrevista con Idania Chirinos en NTN24, el experto en seguridad indicaba: “el concepto que se maneja en el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, que se está volviendo mucho mas como doctrina es la Convergencia. Esto es, la convergencia de grupos de terrorismo internacional con grupos de crimen organizado transnacional. Y lo que pasa es que la comunidad analítica pensaba que no se iban a unir porque tienen objetivos distintos…y aunque no tienen los mismos objetivos estratégicos, si tienen la misma logística y eso es lo que aprendimos en todo este tiempo. Las bases logísticas son las bases de la convergencia, y es lo que los une, y hay ciertos países en el mundo donde son los centros de convergencia. Venezuela es uno de ellos. En Venezuela encuentran la misma logística, la misma cobertura y protección de Estado, que les ayuda para traficar, lavar y hacer todas sus actividades ilícitas tanto como su planificación para el terrorismo internacional”  (ver Entrevista NTN24, Análisis de Joseph Humire: Venezuela territorio fértil para grupos terroristas internacionales, en https://youtu.be/yWdOxvAZJ8k).

Estos grupos criminales en convergencia terrorista como las FARC, el ELN, Hezbolá, Hamas, y de narcotráfico internacional como el Cartel de los Soles, sumados al interés de supervivencia de Cuba y la presencia con sentido estratégico de Rusia, China, Irán, Turquía, hacen que sea imposible que un dueño de circo comprometa con su sola decisión los intereses de todos esos grupos en el país.

En el mismo video de NTN24 referenciado antes, en una entrevista dada a la Voz de América por John Bolton,  Asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, expresaba en relación a la presencia cubana en nuestro país: “Deberían dejar de intervenir en los asuntos internos de Venezuela. La oposición estima de que hay entre 20 y 25 mil cubanos en Venezuela entre funcionarios paramilitares y militares. Puede que no usen uniformes, pero no están simplemente para apoyar al régimen de Maduro sino para dirigirlo, y haría esta predicción: si esos 20 a 25 mil cubanos se fueran a casa hoy al mediodía, a medianoche Maduro ya no estaría en el poder…”.

Entonces, ¿sería posible que alguien pueda negociar por sí solo ese botín que se llama Venezuela, que ya han capturado muchos grupos con distintos intereses? Venezuela es un caso ÚNICO e INÉDITO, al que no se le puede aplicar cualquier cosa que haya funcionado en otro lugar en el pasado. Los Estados Unidos no pueden ni deben cometer el mismo error del 23F y del 30A. Venezuela esta en poder de muchas manos criminales y de grupos políticos con intereses muy definidos.

Si lo que dice Bolton es cierto (y tenemos razones para creer que lo es), la negociación de nuestro país no es con Diosdado, sino con Raúl Castro en Cuba, como dueño del circo. Y como esas sabandijas parásitas nunca soltarán nuestro país porque en ello se les va la vida, mas les vale a los norteamericanos, si realmente nos desean ayudar, apelar a la autorización del pueblo de Venezuela para proceder a acabar con esa convergencia que está matando a nuestro país. El resto es seguir buscando dueños que no existen, porque el único y verdadero dueño de este circo es el Soberano Pueblo de Venezuela.

Caracas, 21 de Agosto de 2019

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Anuncios

La Consulta del régimen

Por Luis Manuel Aguana

English version

Pareciera haber incomodidad en Padrino por la suspensión del diálogo en Barbados. Efectivamente, el Ministro de la Defensa hizo un llamado público a volverse a sentar a la mesa de negociación porque: “Nosotros los bolivarianos creemos en la humanidad, en el ser humano, en la razón, en las ideas. En cambio, no creemos, ni queremos guerra. Sólo creemos en la guerra si es necesaria para darle libertad, independencia y soberanía a Venezuela(¿?) (ver la noticia en un medio del régimen https://www.conelmazodando.com.ve/padrino-lopez-hacemos-un-llamado-a-la-fanb-a-fortalecer-su-conciencia-patriotica).

Dicho esto por quien ha permitido la mayor invasión de fuerzas militares extranjeras en nuestro país desde su fundación, siendo su trabajo garantizar la defensa y la integridad de la República, poniendo a los cubanos a dirigir nuestras Fuerzas Armadas, dice a gritos que no está ni de lejos preparado para “darle libertad, independencia y soberanía a Venezuela”. Más patético imposible.

Además de lo contradictorio de las declaraciones de Padrino, al haber sido el régimen quien suspendió las negociaciones en Barbados, cabe preguntarse si lo dijo para remendar el dialogo con la oposición oficial, habida cuenta que quien pierde más en eso son ellos. En otras palabras, reconocen con esa declaración que fue una estupidez haberse parado de la mesa y mandan a Padrino a decirlo. Es el régimen quien esta amarrado a esa mesa, y es la oposición quien les da oxigeno al seguir concurriendo a ella.

Yo no albergo la menor duda que la oposición oficial quiera volverse a sentar con el régimen a pesar de las declaraciones de John Bolton, cerrando definitivamente esa puerta. Sin embargo, partir de esas declaraciones del asesor de seguridad nacional de los Estados Unidos, la oposición oficial no tiene como ofrecerle al régimen que mediarán para que les quiten ninguna sanción por cualquier acuerdo al que lleguen en Barbados. Resultado: el régimen no le ve mas sentido a Barbados y comienza efectivamente a moverse con acciones que se encontraban detenidas por ese dialogo, entre ellas la mas importante: estrechar el cerco para anular la Asamblea Nacional, único bastión del poder opositor.

Pero para los venezolanos que seguimos de cerca esta telenovela por entregas, estamos a la expectativa de cual es el siguiente paso de esa oposición que actúa de acuerdo a la consigna de Eudomar Santos: “como vaya viniendo, vamos viendo”. Porque el régimen si actúa en diferentes tableros alternativos y para muestra un botón: la consulta del régimen.

Hace justo un mes, el 15 de julio de 2019, los medios digitales publicaron una noticia que paso inicialmente desapercibida: la oposición que acompaño a Maduro a las elecciones del 20 de Mayo de 2018 propuso públicamente un Referendo Consultivo para “la renovación de los Poderes Públicos”. En esta propuesta resaltaban 3 puntos especialmente relevantes: “7) Proponemos convocar un referendo consultivo, basado en los artículos 2, 5, 70 y 71 de la Constitución, para consultar al soberano sobre la convocatoria a elecciones generales que permitan renovar todos los Poderes Públicos nacionales; 8) Exigimos que para hacer realidad esta propuesta, se sostengan y mantengan en el tiempo negociaciones entre las partes* con participación de toda la diversidad política nacional y no sólo de las élites que conforman los dos polos corresponsables de la crisis. 9 Exigimos así mismo que antes de cualquier convocatoria electoral, se designe como condición previa un nuevo CNE* por consenso de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.”(ver Alianza por el Referendo Consultivo, nuestras 10 razones, en http://www.noticierodigital.com/2019/07/alianza-por-el-referendo-consultivo-nuestras-10-razones/).

En otras palabras, una Consulta propuesta por “la oposición” de conveniencia (¿pagada?) del régimen , hecha con un CNE que acuerde el gobierno de facto de Maduro, que decida si se sustituyen o no unos los Poderes Públicos cuyos lapsos están establecidos constitucionalmente, y con unas firmas y unos votos que certifica Maduro, Diosdado y su Poder Electoral. Mas fácil de batear imposible para cambiar lo que haya que cambiar si las cosas no se dan como están previstas en Barbados.

Efectivamente el 9 de agosto los medios digitales publican “El vocero de la Alianza por el Referendo Consultivo, Enrique Ochoa Antich, aceptó la invitación de Diosdado Cabello a conversar” (ver http://www.noticierodigital.com/2019/08/ochoa-antich-acepta-invitacion-diosdado-cabello-conversar/) y a seguidas los mensajes enviados entre ellos y Diosdado Cabello: “@dcabellor planteó en su programa @ConElMazoDando que está dispuesto a conversar conmigo (luego mencionó también a *@claudioefermin*) en la Plaza Bolívar y después en la Casa Amarilla. Aceptada la invitación”.

¿Será que nos creen tan estúpidos como para que pensemos que esto no fue arreglado entre ellos desde el principio? ¿Que esta operación que comenzó en la Sala C de la UCV en julio no fue una iniciativa del régimen utilizando el parapeto de quienes le hicieron la comparsa en las elecciones del 20 de Mayo de 2018? ¡Por favor! Es de hecho la ejecución del plan alternativo de pasarle la aplanadora a la Asamblea Nacional.

Efectivamente ya comenzó la utilización indebida del Referendo Consultivo por por parte del régimen utilizando los medios electorales que controla. Muy pronto aparecerán los “millones” de firmas para iniciar un Referendo Consultivo para convocar elecciones anticipadas de la Asamblea Nacional, violando la Constitución, y posteriormente los millones de votos con las maquinas Smartmatic para convocar esa eleccion anticipada.

No es la primera vez que el régimen se adelanta utilizando un instrumento propuesto por la Alianza Nacional Constituyente Originaria (ANCO). Lo hicieron la primera vez el 1ro de Mayo de 2017 al convocar una Asamblea Nacional Constituyente sin la autorización del pueblo venezolano, luego que reiteradamente recomendaramos a la oposición oficial que iniciaran esa convocatoria constituyente con la mayoría calificada que tenían desde el mismo dia de la instalación del Parlamento opositor el 5 de Enero de 2016.

El régimen de nuevo se nos adelanta con una convocatoria fraudulenta de la soberanía popular con una consulta, luego que le plantearamos a la oposición oficial y al país la convocatoria de esa misma Soberanía para el cumplimiento cabal del “cese de la usurpación”, a traves de un Plebiscito sin el CNE. ¿Hasta cuando tanta miopía y estupidez opositora? Llegó la hora de actuar con la iniciativa. Convoquemos nosotros YA a esa Soberanía, pero a favor del pueblo…

Caracas, 14 de Agosto de 2019

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

El precio de la libertad

Por Luis Manuel Aguana

English version

Hay quienes piensan que la intervención de Venezuela comenzó hace tiempo. No era cosa de esperar por los marines, ni por alguna fórmula escondida de estrangulamiento económico del régimen de Maduro. No. Comenzó por el embargo directo de las cuentas y bienes de personeros del régimen en los Estados Unidos, pasando por la inclusión de ellos en las listas que revisan los bancos internacionales para evitar movimientos de fondos que vayan en contra de la seguridad norteamericana, hasta un embargo muy bien diseñado para proteger los activos de Venezuela dentro de los Estados Unidos.

El gobierno de Trump está jugando en serio para la salida del régimen, no así lamentablemente nuestra contraparte opositora que aun habiendo oído la decisión del gobierno norteamericano a través de su portavoz oficial, John Bolton (ver John Bolton, “El tiempo del dialogo se acabó, es tiempo de la acción”, en https://runrun.es/noticias/386119/john-bolton-el-tiempo-del-dialogo-se-acabo-es-tiempo-de-la-accion/) insiste en continuar un dialogo que ya murió pero que se niegan a darle sepultura (Guiado: Bolton nunca dijo que el dialogo había terminado, en http://www.noticierodigital.com/2019/08/guaido-bolton-nunca-dijo-que-el-dialogo-habia-terminado/).

Inmediatamente al anunciarse la medida de embargo en contra de Venezuela, saltaron los que en la oposición y el régimen son efectivamente dolientes de esa medida aduciendo que eso agravará la situación de los venezolanos. No hablan de SUS intereses. Hablan de que nos afectará a nosotros, no de lo que les pasará a ellos por uno de las principales efectos colaterales de ese embargo: las empresas que hagan negocios con el régimen de Maduro pondrán en riesgo hacer negocios en los Estados Unidos porque estarán también sujetos a sanciones (ver Bolton habla sobre el congelamiento de activos del régimen de Venezuela en EEUU, en https://youtu.be/lxfPr70G8fE). En otras palabras las empresas tendrán que decidir si prefieren hacer negocios con el régimen o correr el riesgo de no hacerlo más con sus clientes en los Estados Unidos. ¡Vaya problema para el régimen y bolichicos opositores!

Nadie podría decir que eso no afectará a lo inmediato los bienes y servicios que de una u otra forma recibimos los venezolanos. ¡Claro que nos va a afectar! Y nos afectará muy pronto. Y el régimen intentará victimizarse diciendo que “es por culpa de los norteamericanos” que nos encontramos en esta situación, cuando todos sabemos que son ellos los que han robado y esquilmado al país. Pero hay una pregunta que deberíamos hacernos primero, como bien la hizo el ex Embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, Diego Arria, en una reciente entrevista: “¿Qué precio estamos dispuestos a pagar por nuestra libertad?” (ver Aló Buenas Noches – EVTV 08-07-2019 https://youtu.be/jav85j2gQQk).

La salida del régimen no será gratis y esta decisión nos anuncia que  recibiremos todos en nuestras casas muy pronto el primer giro para el pago de esa libertad que lamentablemente la mayoría cree que es una concesión graciosa del Universo. Aunque ciertamente los venezolanos hemos venido pagando la gravedad cada vez mayor de esta crisis con la sangre de nuestra juventud en las calles y el éxodo masivo de nuestros hijos al exterior, no es menos cierto que el comportamiento opositor tiene mucho que ver con esa sangre derramada y ese éxodo justificado. Y es que la torpeza, unida con la inexperiencia y ambición de los liderazgos políticos ha alargado de una manera criminal esta tragedia.

Y eso no se les escapa a quienes nos observan desde el exterior, que ahora están tomando decisiones cada vez más duras PERO INDEPENDIENTES como consecuencia del comportamiento de un liderazgo opositor que no se compadece con el sufrimiento de la mayoría de la población. De allí que algunos reclamemos una mejor conducción política frente al régimen, y más acorde con la urgencia de nuestra situación como pueblo.

Pero una cosa sería que nos llegue un giro del exterior –y todos los que sean necesarios- porque nosotros hayamos convenido en esos pagos, y otra muy diferente es que nos llegue como consecuencia de la torpeza o un manejo producto de los intereses de otros que no quieren salir de esta situación, con la consiguiente permanencia del régimen. Eso es inaceptable.

Yo estaría dispuesto a pagar en la afectación de mi calidad de vida como venezolano que vive (o mal vive) en Venezuela si tengo la plena convicción de que con esos pagos obtendré la liberación, o al menos estoy en la dirección correcta y segura para obtenerla. Creo que los venezolanos estaríamos dispuestos a ese sacrificio si nuestro liderazgo se comprometiera seriamente en que ese accionar es convenido y llega a lo que estamos exigiendo como pueblo que no es otra cosa que la salida de este régimen y sus delincuentes.

Y eso me lleva a lo que está sucediendo ahora. En la actualidad luce completamente claro que existen dos planteamientos excluyentes sobre la mesa política: a) el que impulsa la Casa Blanca de aumentar gradual pero consistentemente las sanciones al régimen de Maduro y su entorno de corruptos; y b) la que impulsa la oposición oficial encabezada por Juan Guaidó de dialogar e intentar llegar a acuerdos electorales con Nicolás Maduro Moros. O es una cosa o es la otra, por eso son excluyentes. Si los EEUU desecharon la vía del dialogo, ¿por qué la oposición oficial insiste en un dialogo rechazado por nuestro principal aliado?

Si los Estados Unidos están llevando a cabo esas medidas, lo están haciendo en la seguridad de que Maduro terminará quebrándose. Pero una cosa es un quiebre provocado fuera de Venezuela sin la participación o anuencia de la oposición oficial, que lleva otro rumbo (el dialogo de la izquierda europea) y otra muy diferente es si los norteamericanos lo hacen con la autorización del pueblo venezolano. En otras palabras, si el pueblo decide en una Consulta Plebiscitaria estar dispuesto a pagar o no las consecuencias de esas acciones de la Comunidad Internacional, en virtud de que su propia representación va en otra dirección.

Se podrían definir en esa Consulta los términos de la salida y el traspaso del poder de Nicolás Maduro Moros. Pero también la consulta decidiría si los venezolanos estamos de acuerdo a que los países le eleven el costo al régimen de seguir en el poder, sea cual sea ese costo. Esto es, que los venezolanos decidamos directamente asumir el precio de la libertad a cambio de que esos países se comprometan a ayudarnos a hacer efectiva la salida del régimen si así lo decide el pueblo, como garantía de que ese sufrimiento tendrá sentido. Tal y como se ha planteado por la torpeza opositora, ahora lo comenzaremos a asumir sin contraprestación alguna.

A partir de este momento los venezolanos comenzaremos a sentir las consecuencias del embargo. Pero lo estaremos haciendo sin haber decidido nada, y peor aún, como consecuencia de la torpeza de otros. Seremos sujetos pasivos de una decisión que ocurrió fuera de nuestras fronteras, sin nuestra participación. Es por eso que insistimos en que esa escalada de sanciones y medidas, que perfectamente puede llegar a una intervención humanitaria con acompañamiento militar extranjero, no sea una decisión de nadie más que del pueblo de Venezuela, consultado en Plebiscito. De otra manera no estaremos manejando lo que pasará en nuestro propio país porque lo estaremos subrogando a personajes que saldrán de donde menos lo esperamos una vez que el régimen caiga. De allí que prefiera de largo que seamos nosotros, el pueblo de Venezuela, quienes decidamos, no solo el precio de nuestra libertad sino lo que pasará después. ¿Qué prefiere usted?

Caracas, 9 de Agosto de 2019

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Por una nueva trilogía: Plebiscito, Consejo de Gobierno y Constituyente

Por Luis Manuel Aguana

English version

No es fácil concebir una propuesta alternativa sin decir que pasará después de que la apliques. Hasta ahora nuestra propuesta plebiscitaria llega hasta la salida del régimen de Nicolás Maduro Moros, como una solución al “cese de la usurpación”, en contraposición a unas elecciones, que nadie en su sana lógica logra entender como sirve para expulsarlo. ¿Cómo se expulsa a alguien del poder compitiendo en elecciones precisamente con el que pretendes expulsar, y para colmo manejadas por él? Si no fuera tan serio diría que es un chiste.

La lógica supone que los debes expulsar previamente a través de un mecanismo constitucional (esto es, cesar la usurpación), para luego de expulsado, proceder a conformar un Gobierno de Transición que convoque a unas elecciones libres. Pero esa lógica irrebatible -que no inventamos nosotros- está siendo rechazada por la oposición oficial, al punto de ser ahora un estorbo para quienes aprobaron el Estatuto de la Transición que fue el que la estableció.

Negociar unas elecciones -y otras cosas importantes de la vida del país que aún no conocemos- para convivir con el régimen, es lo que está a la orden del día de la oposición oficial. No están siguiendo el orden establecido en el Estatuto de la Transición, así nos digan que negocian para el “cese de la usurpación”. Lo que nos están vendiendo va en contra del sentido común. De allí que todos los venezolanos esperemos con cierta ansiedad el resultado de esas negociaciones de Barbados (antes Oslo, Noruega) para pronunciarnos definitivamente acerca de esa mamarrachada que lo único que ha tenido de exitoso es haberle dado más tiempo a Maduro en el poder.

Luchando contra esa lógica electorera hemos planteado el Plebiscito para que sea el pueblo quien decida la continuidad del régimen de Maduro, aunque muchos se pregunten cómo puede ser posible sacudirse una tiranía con votos. Pues de la manera en que planteamos la secuencia, creemos que es posible si tenemos todo el apoyo de la Comunidad Internacional.

Sin embargo, no quiero detenerme aquí en el mecanismo del Plebiscito planteado, que creo que está suficientemente explicado en mis notas anteriores (ver Porque un Plebiscito SI y unas Elecciones NO en Venezuela, en http://ticsddhh.blogspot.com/2019/07/porque-un-plebiscito-si-y-unas.html, Las tres fases del Plebiscito, en http://ticsddhh.blogspot.com/2019/07/las-tres-fases-del-plebiscito.html, Plebiscito, que el pueblo decida el cese de la usurpación, en http://ticsddhh.blogspot.com/2019/07/plebiscito-que-el-pueblo-decida-el-cese.html), sino ver un poco más allá, en lo que debería ocurrir al cesar la usurpación.

Y es allí donde creo que debería empezar a desarrollarse más análisis porque es de lo que menos se ha hablado en toda esta historia. El régimen y el castro-chavismo-madurismo no se irán de la estructura del Estado ni de la realidad política venezolana inmediatamente aunque los venezolanos lo decidamos y tengamos la ayuda externa para expulsarlos del poder.

Habrá un periodo especial de la vida del país que denominamos “transición” en el cual se necesitarán tomar decisiones muy duras y difíciles que requerirán de mucha experiencia política y sabiduría, cosas de las que consistentemente han demostrado adolecer quienes nos han llevado hasta este momento a dos intentos fallidos de recuperación utilizando la estructura criminal del régimen. Tanto en el 23F como el 30A la oposición oficial realizó negociaciones fallidas encubiertas con parte de esa estructura criminal, y que luego siguieron abiertas en Noruega y Barbados. Si por alguna providencia la sociedad civil, a través de un proceso plebiscitario, logra la recuperación de Venezuela de manos de estos secuestradores, el control del país caerá constitucionalmente en manos de los novatos que negociaron con el régimen. No se nos puede olvidar ese detalle ni por un segundo.

No se nos puede olvidar que los partidos que establecieron el Estatuto de la Transición y acordaron a regañadientes que Juan Guaidó ejerciera un mandato mediatizado como Presidente Encargado de la República, sin ejercer todas sus atribuciones constitucionales, son las personas que gobernarían el país después de Maduro, de acuerdo a ese Estatuto, y por supuesto de acuerdo al mandato constitucional del Artículo 233. Sería poco menos que una ingenuidad pensar que la maraña de corrupción política con la que se pensaba gobernar el 30A quedara disuelta después del “cese de la usurpación”. ¿Cómo se puede evitar eso?

Algunos de ustedes podrá decirme “pero Ud. lo que quiere es que nos coma el tigre” argumentando que después que se vaya el régimen todas estas cosas se podrán controlar porque estará gobernando “la oposición”. A aquellos que digan eso les deberé indicar respetuosamente que se bajen de esa nube. El país estará completamente descuadernado y destruido institucionalmente, por lo que cualquiera que le ponga las manos, hará con él prácticamente lo que le venga en gana. ¿Contaremos con instituciones para controlar la corrupción de los nuevos gobernantes y evitar el “quítate tú para ponerme yo” que seguramente vendrá, que se aprovechará del descontrol y del caos que nos dejarán? No, porque esas instituciones habrá que construirlas durante el período de la transición. Pero, ¿y mientras tanto, qué?

Entonces durante ese periodo especial de transición los venezolanos debemos exigir que no sea solamente Juan Guaidó el que esté al frente del nuevo gobierno de Transición, como está establecido en el Estatuto de la Transición, sino que sea un Consejo de Gobierno que encabece el Presidente Encargado, que sea representativo de la sociedad civil y compuesto por personalidades en las que el país confíe. Que no esté solamente allí el país político que resulte heredero sino el país nacional, con personalidades representativas de la vida del país, y con la suficiente experiencia política y administrativa para apoyar el proceso complejo y difícil que deberá encarar esta dirigencia novata, y sobre quien recaerá la responsabilidad de conducir el país después de salir de la tragedia de este régimen.

En este sentido, la Asamblea Nacional, de acuerdo al Estatuto de la Transición, tiene la obligación de “Articular acciones con la sociedad civil para promover mecanismos de participación ciudadana que legitimen el proceso de transición democrática y favorezcan la cesación de la usurpación de los poderes presidenciales por parte de Nicolás Maduro Moros” (Artículo 16.6 de la Ley del Estatuto que rige la Transición). ¿Y qué mayor participación ciudadana que una representación calificada de la sociedad civil democrática que conduzca conjuntamente con Juan Guaidó el destino del país, en el que sería el momento más importante de la historia de Venezuela?

Esta interpretación del Estatuto de la Transición a favor de los ciudadanos es necesaria para salvaguardar los intereses de los venezolanos hasta que pueda ser construida una base mínima de institucionalidad que proteja los intereses de todos, comenzando por el Sistema de Justicia. Debemos lograr que luego de esta tragedia el país no sea manejado por personas ni por partidos sino por instituciones que puedan ser controladas por los ciudadanos. Y esto nos lleva al siguiente paso de esta trilogía propuesta: un verdadero proceso Constituyente de carácter Originario que de paso a una nueva institucionalización de Venezuela.

Algunos podrán decir que estoy adelantando demasiado los acontecimientos y tal vez tengan razón. Sin embargo, ese Gobierno de Transición está en la obligación ética y moral de tomar las decisiones que nos lleven sentar las bases de una nueva estructura de funcionamiento político, económico y social del país después de la destrucción socialista. Y eso NO LO PUEDE HACER solamente la fracción política que resulte gobernante. Seria, además de excluyente, aberrante. En esa histórica tarea deben y tienen que intervenir todos los venezolanos a través de su representación genuina. Y eso no se puede lograr sino a través de un proceso Constituyente Originario que convoque la representación legitima de todos los ciudadanos. Juan Guaidó y ese Consejo de Gobierno tienen la altísima responsabilidad de convocar y consultar al país la realización de un proceso Constituyente de carácter Originario para rehacer las bases institucionales de este país destruido. Y a la finalización de ese proceso constructivo, que incluye el Poder Electoral, convocar a unas elecciones libres, justas y transparentes que maneje el inicio de una nueva Venezuela.

Les invito a pensar ahora en una nueva trilogía posible, compuesta por un Plebiscito para el “cese de la usurpación”, un Consejo de Gobierno para la Transición, que incluya a la sociedad civil como garantía de los ciudadanos de un gobierno decente durante la transición, y finalmente la convocatoria al Constituyente Originario que construya el país sobre nuevas bases políticas, económicas y sociales, para la Venezuela de las nuevas generaciones.

Caracas, 3 de Agosto de 2019

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Venezuela: ya es hora de trancar la partida

Por Luis Manuel Aguana

English version

Durante el Foro-Conversatorio de ANCO en Maturín comparaba la situación de la oposición oficial con la de un jugador de dominó que levantando una mano de 7 blancos prefería dejar correr el juego hasta el final corriendo el riesgo de que se lo ganaran sin trancarlo, esperando que le favoreciera el conteo. Y les preguntaba, ¿y quién no tranca una mano así? ¿Por qué negociar si te lo puedes llevar todo trancando la partida, si sabes que el contrario tiene la mano perdida porque tú tienes los blancos? Para poder sanear lo que nos quede de país luego de esta tragedia tienes que ganar la partida sacándolos del poder, no pretender la mitad ni lo que el régimen te quiera dar después de una negociación.

Por eso siempre he creído que como no están “trancando la partida” teniendo la certeza de ganar, es porque están vendidos al régimen. Veamos: ¿A quién favorecen la mayoría de los venezolanos para salir de Maduro? ¿Al régimen o a la oposición? ¿A quién respaldan más de medio centenar de países, que están dispuestos a apoyar lo que el Gobierno Encargado de Juan Guaidó decida? Pero aún así nos encontramos “negociando” con el régimen. Y yo me pregunto, ¿negociando qué? ¿Qué fue lo que nos perdimos los venezolanos que no alcanzamos a entender que teniendo los blancos no tranquemos la partida?

Perdonen lo coloquial de la comparación, pero es que no todavía alcanzo a llegar a la gente para explicar lo que consideramos obvio. ¿Cómo es eso que personalidades del mundo intelectual escriban cartas indicando que maltratamos a Guaidó en las redes sociales? ¡Que no es Guaidó, por Dios!  ¡Es el camino que escogió la oposición para salir de la usurpación! Con eso lo que hacen es esconder el fondo diciendo que estamos en contra de quien aparece públicamente como el responsable.

Por mi Guaidó puede quedarse todo lo que quiera –de hecho está en campaña-. Es más, deseo que encabece el Gobierno de  Transición, por encima de quienes quieren ver rodar su cabeza, saltándose esa transición utilizando unas elecciones con el régimen. Pero por favor no les vendan a los venezolanos que estamos en contra de Juan Guaidó, utilizando una estratagema para encubrir un arreglo electoral indefendible.

¿Por qué esas anclas de la intelectualidad opositora oficial que critican que nos metemos con el santo, están escondiendo que el régimen y esa oposición que defienden, se están llevando por la puerta trasera la limosna con unas elecciones? ¿Por qué no dicen que estamos en contra de unas elecciones? ¿Por qué insisten que estamos en contra de Guaidó? Eso es lo que la gente se tiene que preguntar. Mientras que el país en más de un 90% quiere que se vayan, la oposición busca una componenda electoral con el régimen para que se quede. ¿Quién entiende esa vaina?

Entonces es aquí donde quiero enfatizar nuestra propuesta plebiscitaria. Esta propuesta SE CONTRAPONE a la propuesta electorera del régimen y su oposición oficial. ¿Por qué siendo el Plebiscito una propuesta igualmente electoral no se debate abiertamente? ¿Por qué las anclas comunicacionales de la oposición no la discuten de la misma manera que las elecciones en sus programas por las redes sociales o programas de radio? ¿Por qué?

Tengo una teoría que respondería a eso. A la oposición oficial no le conviene dejar al régimen afuera y usa todo su influencia comunicacional para evitarlo. Miles de razones, comenzando por la más obvia, la corrupción. Con un Plebiscito que declare abiertamente a la Comunidad Internacional el rechazo unánime de la población a que sigan en Miraflores los delincuentes que nos desgobiernan, todo el “establishment” castro-chavista-madurista se tendría que desaparecer para dar paso a un Gobierno de Transición “sin enclaves del régimen”, tal y como sostiene la teoría de Henry Ramos Allup. Esto es, no trancar la partida de dominó aun habiendo levantado todos los blancos. Y eso en este caso es criminal porque alarga el sufrimiento de la gente, porque produce más muertes de venezolanos por medicinas, enfermedades y hambre, porque profundiza el desangre de nuestra juventud en ese éxodo masivo.

Y un Plebiscito nos da la certeza de ganar y cobrar. Ustedes dirán ¿y porque estás tan seguro que se irían con un Plebiscito? Porque la manifestación del pueblo sería tan abrumadora y contundente que sería prácticamente imposible que la Comunidad Internacional se niegue materialmente a movilizarse a favor del pueblo venezolano. Que el Consejo de Seguridad de la ONU se las vería verdes para oponerse a una intervención humanitaria cuando se lo solicita la propia población. ¡Sería inédito! La estructuración de las preguntas que hemos propuesto así lo indica:

1) ¿Exige usted el cese inmediato de la usurpación de los poderes presidenciales que ejerce Nicolás Maduro Moros?

2) ¿Exige usted, al ciudadano Juan Guaidó Márquez que ejerza a plenitud sus atribuciones como Presidente Encargado de la República Bolivariana de Venezuela, y en tal condición, constituya un Gobierno de Transición y convoque elecciones libres, justas y transparentes?

3) ¿Solicita usted a la Comunidad Internacional tomar medidas inmediatas y efectivas, con el objetivo de proteger y socorrer al pueblo, realizando las acciones que fueren necesarias para detener las gravísimas y continuadas violaciones a los Derechos Humanos en Venezuela?

(Ver Comunicado ANCO: Un Plebiscito para que el Pueblo Soberano Decida, en https://ancoficial.blogspot.com/2019/07/comunicado-anco-un-plebiscito-para-que.html).

Con la primera pregunta el pueblo decidiría el Cese de la Usurpación de Nicolás Maduro Moros, sin equívocos: NO LO QUEREMOS. No sería Juan Guaidó, ni la oposición oficial. NOSOTROS LOS VENEZOLANOS lo despedimos (eso le gustará a Donald Trump: ¡You’re fired!).

Con la segunda pregunta los venezolanos estaríamos dando pleno respaldo popular al ciudadano Juan Guaidó Márquez como el Presidente de la Transición para que convoque a un proceso electoral que garantice elecciones libres, justas y transparentes; y para que ejerza el Gobierno de Transición con todas las atribuciones que le confiere la Constitución al Presidente de la República.

Hasta ahora Guaidó es un Presidente sujetado con alfileres. Este Plebiscito lo legitima y le da piso político para actuar por encima de todos los partidos políticos y les callaría la boca a todos los países que todavía dudan de su legitimidad. No más la excusa de no nombrar un Gabinete para gobernar. Luego del Plebiscito no habría más la expresión “el autoproclamado” Presidente Juan Guaidó. En las letras pequeñas de las preguntas (ver en detalle el comunicado de ANCO con la propuesta completa) se establece como serían realizadas esas elecciones para garantizar a la finalización de la Transición esas elecciones libres justas y transparentes. NADIE podrá decir que esta es una propuesta “anti Guaidó”, TODO LO CONTRARIO, es a Juan Guaidó al que más le conviene porque llevaría implícito el respaldo del pueblo venezolano para actuar.

Pero la tercera pregunta es fundamental. Es el Pueblo venezolano el que solicita la intervención de la Comunidad Internacional para que proteja y socorra al pueblo venezolano ante un régimen que ejerce el poder y es responsable de crímenes de Lesa Humanidad en nuestro territorio. De nuevo, no es otro sino el pueblo venezolano el que lanza un SOS al mundo. ¿Creen ustedes que con ese permiso los países que han reconocido a Guaidó escurrirán el bulto? No les quedaría más alternativa que intervenir y entregarle a Juan Guaidó el poder porque así lo decidieron los venezolanos en este Plebiscito.

Ahora bien, es claro que esta consulta plebiscitaria NO PUEDE REALIZARSE CON LOS PODERES CORROMPIDOS DEL REGIMEN y que debemos utilizar a la sociedad civil y las organizaciones internacionales, como la OEA, la UE, el Grupo de Lima, el Grupo IDEA, etc.,  para contar los votos de los venezolanos en ese Plebiscito porque no se puede usar el CNE del régimen.

¿Hasta cuándo debemos repetir y explicar que este Plebiscito no se puede realizar sin la presión internacional de los países amigos y sin la presión interna de los venezolanos? Que el régimen NO PERMITIRA este proceso si no le ponen una pistola en la sien. Y esa pistola lo representa el poderío de las naciones más importantes del mundo interesadas en una solución electoral y democrática para Venezuela. Y lo más paradójico de todo este asunto es que quienes saldrían políticamente beneficiados serían los mismos partidos del G4 porque son los que manejan la Asamblea Nacional y herederos constitucionales del poder, y en ningún caso quienes proponemos esta solución.

Ya es hora que se pongan los caballos frente a la carreta. Ya es hora de trancar esta partida. Los venezolanos ya tienen una propuesta seria diferencial que discutir frente a unas elecciones chimbas con el régimen. Ahora son ellos los que tienen la palabra…

Caracas, 26 de Julio de 2019

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Plebiscito: que el pueblo decida el cese de la usurpación

Por Luis Manuel Aguana

English version

Intervención en el Foro-Conversatorio: “Venezuela derrota al régimen e inicia la reconstrucción, Que el pueblo decida el camino al cese de la usurpación”, Maturín, 20 de Julio de 2019

Comienzo por agradecer a la sociedad civil de oriente por esta nueva oportunidad para debatir propuestas dirigidas a resolver la grave crisis por la que atraviesa el país. Y esta crisis no solo es económica, política y social, sino también de ciudadanía, de valores y de propuestas. El país se muere en las calles, sin agua, sin luz, sin seguridad, sin comida y los ciudadanos solo contemplan al liderazgo político disputarse posiciones públicas como lo hacen los borrachos al pelearse por una botella vacía. No se debaten propuestas.

Pretenden que aceptemos sin más la misma solución electoral cuyo fracaso hemos vivido y padecido con el régimen sin resultados concretos para la Nación. Pretenden que esperemos un año a que hagan elecciones para entonces comenzar a resolverles la vida a los venezolanos. ¡Mayor cinismo imposible! Y aunque se hicieran elecciones, de qué serviría hacerlas si cualquiera que resulte electo no podría resolver los problemas de la población a causa de un sistema de país inviable, que prescribe constitucionalmente que a las regiones solo se les da una migaja de la Hacienda Pública. Entonces, ¿qué solución es esa para la gente?

En ANCO hicimos un alto de difundir activamente nuestra propuesta Constituyente de impulsar un Proyecto de País -proyecto a través del cual ustedes nos conocieron- desde el 1ro de Mayo de 2017 cuando el ilegitimo que ocupa Miraflores convocó ilegalmente a una Constituyente sin contar con la aprobación del pueblo de Venezuela. Comenzamos desde el mismo 3 de Mayo de ese año a impulsar activamente y proponer institucionalmente una consulta popular para detener esa convocatoria inconstitucional. Y nuestra propuesta se convirtió en política de la oposición al convocarse el pueblo venezolano a la histórica Consulta Popular del 16 de Julio de 2017.

La historia nos ha convocado de nuevo a salir al país, esta vez para plantear una variante de nuestro desiderátum principista, que señala que el destino de Venezuela tiene que pasar irrevocablemente por una decisión del pueblo soberano. Y lo que proponemos ahora es un Plebiscito para que el pueblo decida.

Porque no es Juan Guaidó, ni la Asamblea Nacional sino el pueblo venezolano el que debe decidir la solución que habrá de aplicarse en Venezuela si el régimen insiste en usurpar el poder. Estamos promoviendo un Plebiscito para que la fuerza que solo reside en el Depositario de la Soberanía se pronuncie ante el mundo ordenándole a quienes usurpan el poder que solo confiere la voluntad del pueblo, que lo entreguen a favor de quien ha sido constitucionalmente designado como Presidente Encargado de la República el 23 de Enero de 2019, Juan Guaidó. Ese es el procedimiento que estamos promoviendo, NO unas elecciones con quienes hemos desconocido como poder.

En ANCO, de nuevo, somos los proponentes de la misma iniciativa de consulta al pueblo venezolano como mecanismo para garantizar el “cese de la usurpación” de Nicolás Maduro Moros en el poder, y en caso de que este ignore ese mandato sea el pueblo quien autorice la intervención de carácter humanitario con respaldo militar internacional en Venezuela. Es importante enfatizar aquí que solo proponemos el instrumento para el “cese de la usurpación”. El Gobierno de Transición deberá continuarlo Juan Guaidó como se estableció el 23 de Enero al haber asumido la Presidencia Encargada de la República hasta el llamado a unas Elecciones Libres.

Los partidos políticos que ahora están negociando con el régimen en Oslo y ahora en Barbados han comenzado a utilizar su maquinaria comunicacional para hacerles creer a los venezolanos que solo nos queda la vía electoral para resolver la crisis. Y esa solución, lejos de resolverla, la profundiza. Y la profundiza porque no se ha resuelto todavía uno de los pilares fundamentales que sostienen al régimen, y que siempre ha sido ignorado por quienes han cohabitado por años: el sistema electoral.

Lo he afirmado antes muchas veces, y lo afirmaré hoy de nuevo: NO SE PUEDE SEGUIR UTILIZANDO EL SISTEMA AUTOMATIZADO DEL CNE DEL REGIMEN PARA CONTAR LOS VOTOS DE LOS VENEZOLANOS. Que no es suficiente cambiar los Rectores del CNE y actualizar el Registro Electoral. ¡Que hay que hacer una reingeniería completa del sistema electoral ANTES DE HACER OTRA ELECCION EN VENEZUELA! ¡Y eso no se puede hacer con el régimen en Miraflores! El solo leer la Sentencia Expediente No. SE-2018-001 de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia Legítimo en el exilio de fecha 13 de Junio de 2018, del cual tuve el honor de ser convocado como técnico experto (leer Sentencia en http://ticsddhh.blogspot.com/2018/06/tribunal-supremo-de-justicia-declara.html) da cuenta de la gravedad de la situación del Poder Electoral venezolano al punto que ese Alto Tribunal declaró NULO el uso del Sistema de Voto Automatizado para elecciones en Venezuela, lo que amerita una completa reingeniería del Poder Electoral venezolano.

En consecuencia, cualquier solución electoral en los términos planteados por el régimen y la oposición oficial no constituye una salida a la crisis. Se debe entonces recurrir a la fuente misma de donde nace la institucionalidad, que no es otra que la Soberanía Popular, donde se excluya totalmente ese cáncer institucional llamado CNE con todas sus maquinas y procedimientos, y volver al principio mismo de contar los votos uno por uno…

Si la Comunidad Internacional insiste en una solución electoral es porque reconoce sin lugar a dudas que hay que recurrir a la Soberanía Popular y contar los votos para resolver nuestras diferencias. Pero debemos entonces convencerlos que nosotros desde la Sociedad Civil también creemos en esa vía pero no en los términos planteados por el régimen y la oposición oficial. Convencerlos que un Plebiscito es también un mecanismo electoral pero con la diferencia de que puede poner en manos del pueblo la decisión trascendental de decidir la continuidad del régimen, pero por la vía de los votos, de una manera pacífica y constitucional, pero supervisada y sin la intervención de las instituciones secuestradas por Maduro.

Ir a unas elecciones con el régimen y su sistema implica que toleramos su existencia después de haberlo desconocido y le damos beligerancia política al aceptar los resultados electorales que salgan de esos comicios, con un sistema que de antemano sabemos está corrompido. Con un Plebiscito en los términos enunciados aquí no sería así. ¿Y por qué no? Porque de lo que se trata precisamente es de someter a la consideración de la Soberanía Popular Originaria la decisión trascendental acerca de la existencia misma del régimen –si lo queremos o no lo queremos-, con todo lo que ello implica, incluida su expulsión de la vida política del país. ¿Se dan cuenta de la diferencia?

Pero ustedes se preguntarán, ¿cómo llevar al régimen a ese juicio de la Soberanía del pueblo? Obviamente no es de ninguna manera fácil. Es claro que no deseará contarse voto a voto y de una manera abierta y supervisada por la Comunidad Internacional, a sabiendas que perderá el juicio popular. Es allí donde la presión externa de todos los países amigos, en especial la del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, del gobierno de los Estados Unidos, de los gobiernos de Colombia y Brasil, que deben comenzar a ejercerse con mayor profundidad para obligarlo a contarse en esos términos y no en otros. La Comunidad Internacional debe ser la primera convencida de esta solución, aumentando y profundizando las sanciones ya aplicadas, hasta que el régimen acepte ir a un Plebiscito.

En este momento los países que nos apoyan hacen presión con las sanciones pero solo para que el régimen regrese por su cuenta al respeto de la Constitución, cosa que no ha pasado ni pasará, pero que indudablemente les ha afectado, con su consiguiente debilitamiento, sin el quiebre de la dictadura. Con la solución plebiscitaria la presión de la Comunidad Internacional se concentraría en un único y solo propósito: que el régimen acepte contarse en un Plebiscito. Esto aumentaría la presión de manera determinante porque sería una presión focalizada y dirigida a un solo único y claro objetivo, y no a uno difuso y general como ocurre ahora, dando una dirección unificada a las protestas que ocurran en Venezuela con una exigencia clara al régimen: que se cuenten en términos plebiscitarios.

El Plebiscito se haría con la colaboración de la sociedad civil y los partidos políticos que así lo decidan, sin la intervención del CNE, no solo por estar corrompido hasta los cimientos sino porque además este instrumento no es de su competencia constitucional (Art. 70), por lo que su realización resultaría además mucho más ágil e inmediata que una elección –como se demostró el 16J-2017-, contando siempre con el apoyo y supervisión de organismos internacionales (OEA y UE). Al aumentar la presión ejercida desde afuera hacia adentro, y desde las mismas entrañas del país, el régimen comenzará a solicitar “negociar” los términos de su sometimiento a la voluntad del pueblo. Es allí donde comenzaría la única negociación posible con ellos: la de los términos de su salida.

Pero, ¿cómo se haría para que el régimen cumpla con el resultado de ese Plebiscito? La respuesta a esa pregunta va de la mano con la aceptación del instrumento: de no cumplir el mandato popular emanado de las urnas de ese Plebiscito, el pueblo le estaría dando la base legal necesaria al mundo para una intervención humanitaria que haga cumplir la decisión del Soberano, no teniendo la Comunidad Internacional manera alguna de evitar el cumplimento de la Responsabilidad de Proteger (R2P) a Venezuela de acuerdo a los términos concebidos en la Asamblea General de la ONU del año 2005. Y para lograrlo de la manera más expedita y con la colaboración del único poder legítimo en Venezuela, la Asamblea Nacional no tendría más excusas para negarse a aprobar la presencia de fuerzas extranjeras dentro del país para apoyar lo decidido por el pueblo en el plebiscito, a través de su atribución establecida en la Constitución en el Artículo 187, numeral 11.

Un Plebiscito es una solución que se contrapone a las negociaciones con el régimen por parte de una oposición decidida a cohabitar para asegurar por la vía electoral su permanencia en las estructuras del poder. Daría continuidad a la promesa hecha a los venezolanos el 23E de terminar inmediatamente con la usurpación.

Sin embargo la solución plebiscitaria no es mágica. Conlleva trabajo y esfuerzo tanto nacional como internacionalmente, para convencer a mucha gente. El Plebiscito propuesto es intrínsecamente mucho más que una mera consulta popular como se ha pretendido hacer ver para descalificarlo. Es el mecanismo más expedito para terminar inmediatamente con el sufrimiento de la gente, que expresa políticamente la mejor fortaleza que tenemos frente al régimen y a la que teme, que no son las armas ni los soldados sino la Soberanía Popular que solo reside en ustedes. No es el gobierno interino de Juan Guaidó el que tiene el apoyo del mundo. Quien tiene ese apoyo es el pueblo de Venezuela, y así lo ha repetido infinidad de veces la Comunidad Internacional. Lo único que nos queda es convocar a ese pueblo para que se pronuncie. Espero haberlos convencido para comenzar a hacerlo…

Muchísimas gracias…

Maturín, 20 de Julio de 2019

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana

Las tres fases del Plebiscito

Por Luis Manuel Aguana

En este asunto del Plebiscito que hemos planteado al país, a mi juicio hay tres fases que tenemos que cubrir. La primera de ellas es convencer a los venezolanos que esa es la opción mas recomendable para el momento político que vive Venezuela por encima de la solución “electoral” que propone la oposición oficial. La segunda, una vez concluida la primera fase, es decidir cómo llevarlo a cabo. Y la tercera es hacer que se cumpla lo decidido por el pueblo en ese Plebiscito.

Es por eso que si entramos a discutir el cómo lo haremos sin haber convencido primero a la gente de la necesidad de hacerlo resulta en un ejercicio de discusión inútil. Es por eso que cuando me preguntan “¿y como van a hacer ese Plebiscito si ustedes no son partido y la oposición oficial esta en contra?”. Y es verdad. Nosotros, los proponentes, no tenemos la capacidad organizativa, ni el dinero, ni los medios, para llevar a cabo una tarea de esa magnitud. Pero eso no significa que no tengamos razón en que eso es lo que hay que hacer en Venezuela, o llevarlo a un debate público para discutirlo como alternativa frente a la barbaridad electoral que proponen. Pero también es IMPOSIBLE realizar eso sin el concurso de todos los venezolanos, INCLUYENDO A LA OPOSICIÓN OFICIAL.

En mi opinión -como todas las que emito en este blog- desechamos a priori una solución electoral negociada de cualquier forma con Nicolás Maduro Moros, porque en Venezuela el régimen contaminó y destruyó todas las instituciones, especialmente la electoral. No existe la institución militar y policial, quedando allí solo una milicia castrocomunista a las órdenes de Maduro que persigue, secuestra encarcela, tortura y asesina venezolanos. No existe una institución judicial. Lo que queda allí es una mafia de jueces mandaderos y otros funcionarios que hacen “legal” el encarcelamiento de quienes se opongan al régimen, encabezados por un ex convicto por asesinato. ¿Como podemos “negociar” así un proceso electoral transparente? Nos queda solo esgrimir la Soberanía Popular ejercida por nosotros mismos a tenor de los Artículos 5, 70, 333 y 350 Constitucionales. Eso es poco entendido fuera de Venezuela y hay que hacérselo entender a los países amigos: NO SE PUEDE NEGOCIAR ELECCIONES CON EL RÉGIMEN DE NICOLÁS MADURO MOROS.

La Alianza Nacional Constituyente no fue la organizadora de la Consulta Popular del 16J-2017 pero definitivamente si fuimos los únicos proponentes que exigimos pública y oficialmente a la Asamblea Nacional y a la Fiscalía General de la República para que se procediera a consultar al Soberano sobre esa materia de trascendencia nacional, porque Maduro había convocado a una Constituyente sin autorización del Depositario de la Soberanía Popular (ver Carta a Julio Borges, Presidente de la Asamblea Nacional, en http://tinyurl.com/u9fjbeu y solicitud oficial de pronunciamiento público a la Fiscal General de la República, en http://tinyurl.com/yacrgs9p, ambas del 25 de Mayo de 2017).

Posteriormente, por presiones de múltiples sectores de la sociedad civil y a regañadientes, porque no lo querían hacer, ni era de su interés estratégico, los sectores políticos opositores accedieron a consultar al Soberano, aprobando en la Asamblea Nacional la petición manifestada el 4 de Julio en el Teatro Chacao por la representación de la sociedad civil, mediante un histórico Acuerdo el 5 de Julio de 2017 que convocó a la Consulta Popular el 16 de Julio de 2017, 11 DÍAS DESPUÉS. Esa es la verdadera historia.

Entonces, ¿se puede o no se puede consultar al Soberano en 15 días sin la injerencia de Poderes Públicos podridos y dar un veredicto ciudadano a esta gravísima situación si todo el mundo está de acuerdo? No es ANCO solamente quien debería estar interesada sino todo el mundo. Solo así es posible, no solo realizar ese Plebiscito, sino hacerlo en un plazo muy breve.

Todos los partidos y la sociedad civil UNIDOS se organizaron para contar los votos de esa consulta UNO POR UNO, lográndose el evento cívico más grande de Latinoamérica y del mundo, que movilizo a mas de 7,5 millones de venezolanos en nuestro país y en el exterior por cuenta propia. Todavía los venezolanos no nos hemos percatado a cabalidad de lo que hicimos ese día. Fue a partir del 16J-2017 que el mundo se dio cuenta de la dimensión del problema venezolano y de nuestra vocación democrática comprobada. Es por eso que cuando me dicen “¿y otra consulta mas?” yo digo SI, y todas las que sean necesarias, porque no se trata de “otra consulta más” sino de lograr la manifestación política de la poderosísima fuerza única que solo posee quien tiene el Poder Originario, el Pueblo de Venezuela, que es el que respetan los pueblos civilizados del planeta.

Si bien es cierto que la Asamblea Nacional como cuerpo colegiado traicionó la voluntad popular, cumpliendo de manera mínima el mandato del 16J-2017, eso de ninguna manera invalida el instrumento consultivo que se puede seguir utilizando y dirigiendo en beneficio del pueblo venezolano, en cualquier momento político que se requiera porque se encuentra establecido en la Constitución.

Me extraña que personalidades políticas de importancia desdeñen la aplicación de este instrumento porque en una oportunidad quien tenia la responsabilidad de hacer valer la decisión del pueblo no lo hizo. No solo es estúpido sino criminal. Si hubieran cumplido nos hubiéramos ahorrado dos años de lucha política (y también muchos muertos) en contra del régimen, si la Asamblea Nacional hubiera juramentado al Presidente de la Asamblea Nacional de ese entonces como Presidente Encargado de la República, el siguiente día de la Consulta del 16J-2017 por mandato expreso del pueblo venezolano. Ningún país nos hubiera negado el reconocimiento. Así de magna fue esa consulta.

Fue el peso específico del Soberano el 16J-2017, articulado con el pueblo en la calle lo que dio origen al fenómeno político de Juan Guaidó el 23 de Enero y es la fuerza telúrica que representó la Soberanía Popular expresada, cuando se canaliza y se aplica de manera adecuada, la que da la contundencia y la fuerza necesaria para mover lo inamovible.

En ANCO, de nuevo, somos los proponentes de la misma iniciativa de consulta al pueblo venezolano como mecanismo para garantizar el “cese de la usurpación” de Nicolás Maduro Moros en el poder, y en caso de que este ignore ese mandato sea el pueblo quien autorice la intervención de carácter humanitario con respaldo militar internacional en Venezuela. Nótese aquí que solo proponemos el instrumento para el “cese de la usurpación”. El Gobierno de Transición deberá continuarlo Juan Guaidó como se estableció el 23 de Enero al haber asumido la Presidencia Encargada de la República hasta el llamado a unas Elecciones Libres.

Me parece inconcebible que las fuerzas políticas de la oposición oficial pretendan convencer a los venezolanos de ir a un proceso electoral bajo las mismas condiciones del 20 de Mayo de 2018. El rechazo será de nuevo contundente, pero en esta ocasión es inadmisible seguir perdiendo tiempo y vidas venezolanas. ¿Y con que nos quedaremos nosotros después de ese rechazo ? ¿Con la esperanza de un pronunciamiento militar imposible de realizar al haberse destruido esa institución, cuando tenemos de nuestro lado la fuerza mas grande que es la expresión de la voluntad ciudadana, respaldada ahora por mas de medio centenar de países, que no teníamos de nuestro lado el 16J-2017? ¿Porque no la convocamos? ¿Porque no la convoca Juan Guaidó? ¿Porque insistir en un dialogo envenenado con el régimen?

Conjuntamente con un grupo de ciudadanos comprometidos que estuvo de acuerdo con la iniciativa de consulta, se realizó un ensayo hace pocos meses a través de las redes sociales, haciendo públicas las razones y el texto de la consulta, en los términos expresados en la petición “Cese de la Usurpación y cumplimiento del deber y la Responsabilidad de Proteger (R2P)” (ver petición de firma en https://www.change.org/p/comunidad-internacional-cese-de-la-usurpaci%C3%B3n-y-cumplimiento-del-deber-y-la-responsabilidad-de-proteger-r2p).

Lo que se encuentra en esa petición sería el texto aproximado de lo que se consultaría a los venezolanos, manteniendo el principio fundamental de que quien decide solicitar la intervención humanitaria con apoyo militar internacional es el soberano pueblo de Venezuela. Si la Comunidad Internacional no viene en nuestro auxilio en respuesta al SOS de los venezolanos, entonces serán tan responsables como nosotros de lo que suceda en Venezuela y en la región, quedando claramente establecida la vocación democrática de nuestro pueblo de haber tratado de salir de nuestras diferencias en paz, a través de una solución constitucional, pacifica y electoral, antes de que se desate la violencia…

Caracas, 17 de Julio de 2019

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Twitter:@laguana